Sigue el 'gafe 2008' de Litu Gómez: dos accidentes en diciembre

  • El cántabro, protagonista en 2008 por sus fuertes caídas.
  • Litu Gómez, la excepción a un gran año del ciclismo español.
  • En quince días ha vivido dos incidentes con vehículos.
Ángel Gómez, Litu, se duele tras su caída en la tercera etapa del Tour de Francia 2008 (REUTERS).
Ángel Gómez, Litu, se duele tras su caída en la tercera etapa del Tour de Francia 2008 (REUTERS).
REUTERS
Ángel Gómez, Litu, cuenta los días que faltan para que termine 2008. Y es que habrá sido
un año espléndido y cargado de grandes éxitos para el ciclismo español, pero
nefasto para el cántabro. “Para mí ha sido un año horrible. He estado
gafado hasta la médula”, dice el ciclista de Ucieda. Y no le faltan motivos para quejarse.

Su temporada ha estado marcada por graves caídas, que impidieron resultados que se preveían satisfactorios, y que le obligaron a un constante esfuerzo de rehabilitación. Y el caso es que el inicio de temporada fue esperanzador. En las tres primeras pruebas que disputó: Qatar, Eroica y La Panne, fue el mejor español clasificado y de los más fuertes del Saunier Duval-Scott. Pero todo se fue al traste en el Tour de Flandes, una de sus pruebas preferidas con una fractura de radio de su brazo derecho y dos meses de baja.

Trabajó contrarreloj para ganarse una plaza en el Tour, donde le cabría el honor de ser la segunda baja de la carrera al impactar con un bordillo en una mediana, en plena disputa de la tercera etapa. “El impacto con la cadera fue tremendo. Las radiografías revelaron una fisura en la pala ilíaca. La recuperación fue dura y trabajé intensamente para poder correr la Vuelta. Fue un esfuerzo baldío porque luego nos retiraron la invitación por los motivos que todos conocen”, se lamenta.

Incidentes con vehículos

La tercera caída fue en la penúltima etapa de la Vuelta a Alemania, aunque allí no sufrió fracturas. Sus últimos episodios para su "año horrible", dos incidentes con coches. “El primero fue el 6 de diciembre. Un turista despistado tomó precipitadamente una salida de la carretera sin tener en cuenta que me había rebasado hacia ni un par de segundos. Todo acabó en un susto y un buen arañazo. A raíz de ese día he estado soportando molestias en la rodilla izquierda, pero desde hace unos días ya parecen estar solventados”, relata Litu Gómez.

“El segundo susto –continúa el ciclista cántabro– fue el pasado sábado día 20. Esta vez el susto más grande no fue para mí, sino para Iván Gutiérrez, que hacía unos kilómetros se había dado la vuelta conmigo y unos cuantos aficionados y amigos. Esta vez, el desencadenante fue una furgoneta que realizó un adelantamiento bastante peligroso para nosotros y para cualquier coche que viniese de frente".

Yo aún tengo algo hinchado el codo y la rodilla izquierdos, algunas heridillas y nada más que una gafada de enciclopedia
"Como consecuencia de la maniobra, perdió el equilibrio Iván, quien cayó de espaldas golpeándose fuertemente en la cabeza y quedándose feamente en el suelo con bastante mareo… Mi caída fue bastante parecida, con la salvedad de que
llevaba casco (el cual rompí) y no pasé de unos segundos de mareo y malestar en el suelo. Afortunadamente, todo volvió a quedar en un susto y ninguno de los dos tenemos nada grave ni ningún hueso roto. Yo aún tengo
algo hinchado el codo y la rodilla izquierdos, algunas heridillas y nada más que una gafada de enciclopedia”, resume.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento