Lissavetzky
Jaime Lissavetzky, durante el discurso de inauguración de la III Conferencia Mundial Antidopaje. (EFE) EFE

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, señaló, en la clausura de la III Conferencia Mundial contra el Dopaje, que ésta "ha cumplido los objetivos" planteados y que desde hoy "el nombre de Madrid estará unido al juego limpio".

"La Declaración de Madrid será utilizada en muchos lugares. En la inauguración dije que Madrid quería ser escenario del compromiso y capital del juego limpio estos días y lo ha sido. Dije que la conferencia tenía retos y oportunidades y que la AMA tenía que salir más fuerte y renovada", señaló.

En el futuro debemos hacer más democracia y mayor democracia, saber escuchar a todos los países

Lissavetzy, que tuvo palabras de agradecimiento para todos los participantes y especialmente para Javier Odriozola, indicó que la Conferencia ha permitido "una magnífica revisión del Código Mundial", al que "a partir de ahora van a estar sujetos todos los deportes, todos los deportistas y los países".

"Ese es quizá el gran éxito. La AMA lanza un mensaje serio y riguroso de una política de tolerancia cero, que intenta avanzar con las máximas garantías, con seguridad jurídica y con el respeto a la intimidad de los deportistas", añadió.

El secretario de Estado se refirió también al futuro de la agencia y de la lucha contra el dopaje. "Eso también es el futuro. Hemos sido capaces de ser libres, de decirnos las cosas que queríamos y seguir siendo amigos. En el futuro debemos hacer más democracia y mayor democracia, saber escuchar a todos los países, a los más y a los menos desarrollados, entender sus problemas y ser capaces de innovar para buscar fórmulas para que todos seamos entendidos y ayudados", continuó.