La liga de fútbol israelí concluyó anoche con momentos de auténtico dramatismo que entregaron el título al Hapoel de Tel Aviv, en medio de una feroz polémica por el sistema de puntuación introducido esta temporada.

Corría el minuto 92 en el estadio Teddy de Jerusalén cuando los rojiblancos de Tel Aviv rompieron el empate a uno frente al Betar, en un partido mediocre cuyo impacto en la clasificación dependía de que pinchara el líder hasta ese momento: el Macabi Haifa.

Al llegar a la liguilla final en la jornada 31, los equipos ven reducida su puntuación a la mitad

A los verdiblancos de Haifa les bastaba con el mismo resultado de su rival de Tel Aviv, pero la fortuna se decantó ayer del lado de estos últimos, que cierran la temporada con un histórico doblete.

El Macabi Haifa logró únicamente un desmerecido 1-1 frente al modesto Bene Yehuda, equipo también de Tel Aviv, y vio así cómo el título liguero acababa en las vitrinas de su rival a pesar de haber encabezado la clasificación desde la tercera jornada y durante treinta de las treinta y cinco jugadas.

Pero el dramatismo de anoche, sin parangón en la historia futbolística local, ha desatado la ira de muchos aficionados contra la Asociación de Fútbol Israelí (IFA) y contra su presidente, Avi Luzón, responsable de haber introducido este año un extraño sistema de puntuación que perjudica al equipo con la mejor trayectoria.

¿En qué consiste el nuevo sistema?

El método consiste en disputar, después de la liga regular, un torneo de clausura por estratos de clasificación: entre los seis primeros, entre los cuatro siguientes, y entre los seis últimos.

Nada extraordinario de no ser porque, al llegar a la liguilla final en la jornada 31, los equipos ven reducida su puntuación a la mitad, y con ello las diferencias entre unos y otros.

Fue así como el Hapoel Tel Aviv vio recortados a la mitad los cinco puntos originales que le separaban del Macabi Haifa y logró terminar igualado a 49, con diferencia general de goles a favor de los primeros (61 a 56).

"Luzón quería poner dramatismo a la liga y por lo que vimos anoche lo ha conseguido, pero al precio de perjudicar al equipo que mejor ha jugado a lo largo de la temporada", dijo Eliyahu Ohayón, seguidor de los verdiblancos.

La prensa local se hace hoy más eco de los resultados y el drama de la última jornada que de la polémica alrededor del "método Luzón", criticado ampliamente a lo largo del año por los comentaristas deportivos con descripciones como "injusto", "problemático" y "apestoso".

Itamar Weis, otro seguidor del Macabi Haifa, escribe en un diario local que este sistema ha acabado con "lo poco de honestidad que le quedaba" al fútbol israelí, desde siempre terreno fértil para las intrigas y fuente de ambiciones personales para sus directivos.