Fernando Morientes se lamenta
Fernando Morientes en una imagen de archivo. Juan Carlos Cárdenas/EFE

El fútbol español ha perdido protagonismo en la Liga de Campeones.

Este año no habrá ningún semifinalista español en la máxima competición europea, algo que sólo había ocurrido una vez en los siete años anteriores: fue en la temporada 2004-2005, cuando ningún representante nacional alcanzó ni tan siquiera los cuartos de final.

Desde el año 2003 el fútbol español ha iniciado una trayectoria descendente sólo interrumpida la temporada pasada con el triunfo del Barcelona y la presencia del Villarreal en las semifinales.

Lejos quedan los años de gloria que vivieron los clubes españoles entre 2000 y 2002.

La final de la Liga de Campeones de 2000 fue netamente española: la jugaron el Real Madrid y el Valencia.

Entre 2000 y 2002 el fútbol español ocupó siete plaza de semifinalista en la 'Champions'; entre 2003 y 2007, sólo cuatro
Ese año representó el cénit del fútbol español pues el Barcelona también alcanzó las semifinales.

En 2001 el Valencia alcanzó la final (la que perdió en los penaltis con el Bayern de Munich) y el Madrid las semifinales.

La misma historia se repitió en 2002 pero con distintos protagonistas: Madrid y Barcelona disputaron una semifinal tan fratricida como desigual que se llevaron los blancos.

Entre el año 2000 y el 2002 el fútbol español, ocupó siete de las doce plazas de semifinalista (64% de efectividad) y la mitad de las plazas de finalista, además de los dos títulos que logró el Real Madrid.

Desde 2003 esa proporción de éxito se ha reducido drásticamente: sólo cuatro semifinalistas de veinte posibles (Real Madrid en 2003; Deportivo en 2004; Villarreal y Barcelona en 2006) y un solo finalista de diez (Barcelona en 2006).

Paso atrás

El declive es evidente. Muchos opinan que el triste papel de los clubes españoles en la Liga de Campeones no refleja el verdadero nivel de la Liga.

Pero lo cierto es que la Liga ha perdido calidad y ha dado un paso atrás en los últimos años.

Ahora la liga más potente del continente es la Premier inglesa. En Inglaterra se mueve más dinero que en España y, además, está mejor repartido entre los clubes.

En España la mayor parte del pastel se la llevan el Real Madrid y el Barcelona, lo que aumenta la distancia con el resto de equipos.

Los mejores jugadores y los mejores entrenadores están ahora en la Premier League inglesa.

Wenger, Mourinho, Ferguson y Rafa Benítez son los entrenadores más cotizados del mundo y de ello se aprovecha el fútbol inglés: hay más variedad de estilo de juego y eso redunda en la calidad y la competitividad de los equipos ingleses.

Por eso, son ahora ellos los que dominan Europa como no hace mucho hicieron los españoles. Pero últimamente éstos andan de capa caída.

Encuesta

¿Ves justo el 1-2 del Valencia ante el Chelsea?

64,34 % (276 votos)
No
35,66 % (153 votos)