Maxim Iglinski sorprende a Vincenzo Nibali y se impone en la Lieja-Bastogne-Lieja

  • El corredor de Astana dio la sorpresa en la prueba belga.
  • Se cierra el 'tríptico de las Árdenas', que han formado las 'Clásicas' primaverales.
Maxim Iglinski celebra la victoria en la Lieja-Baston-Lieja.
Maxim Iglinski celebra la victoria en la Lieja-Baston-Lieja.
EFE

El ciclista kazajo Maxim Iglinski (Astana) se ha impuesto en la Lieja-Bastogne-Lieja al sorprender al italiano Vincenzo Nibali (Liquigas-Cannondale) en los últimos kilómetros de la prueba belga.

Con esta victoria se cierra el llamado 'tríptico de las Árdenas', que esta semana han formado las 'Clásicas' primaverales. El italiano Enrico Gasparotto (Astana) venció en la Amstel Gold Race, mientras que el español Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) hizo lo propio en la Flecha Valona.

La jornada empezó con mala suerte para los corredores españoles, ya que Igor Antón (Euskaltel-Euskadi) se fracturó la clavícula en la neutralizada de la prueba y tuvo que abandonar la competición.

Ocho corredores -Kyrienka, Le Lay, Rolland, Honig, Harbeaux, Bazzana, Cataldo e Ista- llegaron por delante a los 45 kilómetros decisivos, mientras que el pelotón comenzaba a hacer su selección de favoritos.

Kyrienka (Movistar) y Rolland (Europcar), seguidos muy de cerca por Cataldo (Omega), fueron los únicos supervivientes de la escapada inicial tras el ascenso a La Redoute, aunque conservaban poco más de 40 segundos de ventaja sobre un grupo de favoritos en el que el equipo BMC imponía un fuerte ritmo.

La Rouche Aux Falcons -con rampas del 9%- a menos de 20 kilómetros para el final se llevó por delante a la fuga y otros hombres importantes como Frank Schleck (Radioshack) o Sorensen (Saxobank) se desenganchaban del grupo de cabeza. Nibali atacó con fuerza esperando llegar a la última cota de la tarde con algo de ventaja.

El italiano acumuló 22 segundos de ventaja a 15 kilómetros del final, mientras un grupo de siete corredores con algunos ilustres como Samuel Sánchez salió en su busca. Poco podían hacer, pues en el descenso Nibali incrementó su renta y parecía tener mucha confianza antes de encarar la última dificultad montañosa de la jornada.

La cota de Saint Nicholas dictaría sentencia y Nibali -ganador de la Vuelta a España 2010- parecía tener la victoria asegurada hasta que Iglinski apareció por sorpresa y con gran ambición de triunfo dejó atrás a un corredor italiano que llegó exhausto a la meta por el esfuerzo realizado. Gasparotto -vencedor el pasado domingo de la Amstel Gold Race- fue tercero al sprint.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento