El líder de
El madridista Sekulic (izda.) lucha por la posición con Salva Guardia (EFE).
El Madrid se mantiene al frente de la clasificación de la ACB, pero para hacerlo tuvo que sufrir ayer como nunca en su visita al pabellón Fernando Martín.

El conjunto blanco se puso el mono de trabajo y derrotó, sin fuegos de artificio, a un Fuenlabrada combativo y mermado por las lesiones. Incluso los naranjas pudieron forzar la prórroga, pero el tiro de tres de Ferrán López, a falta de 12 segundos para el bocinazo final, no entró.

El turco Kerem Tunçeri marcó el ritmo del encuentro, pero el dominio blanco no se transformó en una renta que rompiera al equipo local. Además, cuando el Madrid alcanzó una diferencia de diez puntos, apareció el orgullo fuenlabreño, materializado en dos triples consecutivos de Paraíso. La respuesta de Tunçeri también fue desde la línea de 6,25 y dos canastas suyas establecieron el marcador del descanso (33-37).

Aunque el Madrid plasmó su superioridad en el tercer cuarto –logró 14 puntos de ventaja–, los desastrosos últimos diez minutos pudieron ocasionarle un disgusto, que sólo evitó la eficacia de Bullock y de Reyes desde la línea de tiros libres y el triple fallado por Ferrán López.

Una gran noche para nada

Fue la historia de casi todos los días. Pau Gasol y Juan Carlos Navarro firmaron una magistral actuación en el partido que enfrentó a los Grizzlies con los Bobcats: 28 y 21 puntos anotaron respectivamente cada uno, pero ni eso sirvió para que su equipo ganara (105-87). No le fue mejor a Calderón, con sólo ocho8 puntos en la derrota de Toronto (99-95) ante los Sixers.