El Valladolid logró tres puntos vitales para mantenerse en Primera, al derrotar al decadente Levante (0-3), un equipo hundido, sin moral, que deberá buscar motivaciones para afrontar los últimos siete encuentros de Liga.

En el minuto cuatro de juego Riga tuvo dos magníficas ocasiones de forma consecutiva. La primera un cabezazo que mandó directamente a las manos de Asenjo, y la segunda un mano a mano con el meta del Valladolid que también desperdició.

Durante los primeros instantes de juego, el Levante tuvo más profundidad en su juego, con un gran Juanma que creó peligro siempre que entró en contacto con el balón, aunque no tuvo apoyos.

Por su parte, el conjunto castellano-leonés aguantó con entereza estas acometidas y siguió presionando en prácticamente todo el campo en busca de una buena ocasión de contraataque, una oportunidad que llegó en el minuto 17 gracias a una jugada personal de Pedro López, que recorrió la banda derecha, regateó a Castedo dentro del área y disparó mal con la zurda a las manos de Reina.

El conjunto pucelano no dejó de merodear el área local, y en el veinticuatro obtuvo el premio del gol. Fue obra de Llorente, aunque con la colaboración del portero del Levante (hoy debutaba con el primer equipo) que no logró atajar un disparo lejano de Álvaro Rubio.

Este tanto fue la puntilla que acabó con la maltrecha moral de la plantilla levantinista. Desde este momento hasta el final de la primera mitad sólo una volea de Juanma y un taconazo de Baraja despertaron al público local de su letargo.

Los jugadores de De Biasi se marcharon al vestuario cada uno por su lado, sin mirarse ni hablarse, con la cabeza gacha y gesto confuso, a medio camino entre la resignación y la rabia.

El Levante sigue en caída libre

En la segunda mitad, el Valladolid ni siquiera tuvo rival, apalizó al Levante casi sin querer. Los valencianos salieron al campo descompuestos, sin iniciativa, y sólo se acercaron a la portería rival en un par de ocasiones gracias de nuevo a Juanma o el empuje de canteranos como Iborra.

De este partido sólo quedarán para el recuerdo los golazos que marcaron Víctor en el minuto 59 (0-2) y Borja en el 88 (0-3). El primero fue un espectacular tanto de vaselina que se coló en la portería de Reina tras impactar en el larguero y el segundo un "misil" por la escuadra.

La parroquia local abucheó incluso al delantero ghanés Mustapha Riga cuando fue sustituido, el máximo goleador del equipo y protagonista indiscutible de los éxitos del Levante en las dos últimas temporadas.

Ficha técnica:

0 - Levante: Manolo Reina, Manolo, Álvaro, Armando, Castedo, Juanma, Berson (Arveladze, m.74), Miguel Ángel, Pedro León (Courtois, m.61), Riga (Iborra, m.61) y Geijo.

3 - Valladolid: Sergio Asenjo, Pedro López, Baraja, García Calvo, Óscar Sánchez, Sisi, Álvaro Rubio (Borja, m.70), Vivar Dorado, Sesma, Víctor (Alexis, m.79) y Llorente (Ogbeche, m.86).

Goles: 0-1, m.24: Llorente. 0-2, m.59: Víctor. 0-3, m.88: Borja.

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Amonestó a los jugadores locales Berson, Armando, Miguel Ángel y Castedo y a los visitantes Llorente, Vivar Dorado, García Calvo y Alexis.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima primera jornada del campeonato nacional de Liga de Primera División, disputado en el estadio Ciudad de Valencia ante 10.864 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.