El Levante se ha convertido en el equipo menos goleador y más goleado de Primera División. Frente a los tres tantos logrados, el conjunto granota ha recibido catorce goles en los seis partidos disputados. Además, el único punto conquistado por los de Abel Resino, curiosamente, fue tras un empate a cero contra el Real Murcia en la segunda jornada. Desde entonces, sólo derrotas que ya cuestionan entre la directiva y la grada el futuro de Abel Resino al frente del banquillo. Más allá de la próxima visita al Zaragoza, y en función del resultado, pocos se atreven a asegurar la continuidad del entrenador. Además, según Las Provincias, Pedro Villaroel, máximo accionista, estudia la venta de sus acciones.