homenaje Puerta
Los jugadores del Levante (i) y el Real Murcia guardan un minuto de silencio en honor del jugador del Sevilla Antonio Puerta, antes del inicio de su partido (Efe). EFE

Levante y Murcia empataron sin goles en un encuentro impropio de Primera División, marcado por las imprecisiones y la falta de ambición de los dos equipos, y en el que no ofrecieron ningún tipo espectáculo ni emoción.

Los primeros cuarenta y cinco minutos de juego fueron un auténtico calvario para los futbolistas del Levante, que no dieron una a derechas y se vieron desbordados por la velocidad del ataque murciano.

Con cuatro jugadores italianos de la plantilla sobre el terreno de juego, el Levante jugó precisamente así, a la italiana. Renunció al control de la pelota y buscó a los delanteros desde cualquier posición, aunque siempre con balones largos e imprecisos.

Riganó, una isla

Su hombre más adelantado, Christian Riganó fue una especia de "isla" entre los jóvenes centrales del Murcia, que no le permitieron prácticamente ni oler la pelota mientras estuvo sobre el terreno de juego.

Todo ello unido al planteamiento defensivo dispuesto por Abel Resino, demasiado alejado de la portería rival, impidió a sus hombres más técnicos, como Juanma, Riga o Savio, acercarse al área de Notario.

Por el contrario, el Real Murcia mostró una solidez impropia de un conjunto recién ascendido, sacó el máximo provecho de un Pablo García omnipresente y sus extremos no dudaron en salir lanzados a la contra a la mínima ocasión.

Los de Lucas Alcaraz gozaron de dos buenas ocasiones. La primera un cabezazo de Richi que salió flojo a las manos de Storari, y la segunda, la más clara, un disparo a bocajarro de Baiano que de nuevo salvó bajo palos de forma espectacular el ex guardameta del Milán.

En la segunda mitad, la entrada de Geijo ofreció al Levante un mayor control de la pelota, pues retuvo el balón de espaldas a la portería en varias ocasiones y permitió la llegada por banda de Savio y Ettien. Pero ni aún así pudo enmendar el conjunto de Abel Resino la pobre imagen ofrecida durante la primera mitad.

Por su parte, el Real Murcia continuó paciente a la espera de una buena ocasión a la contra, pero sin la misma ambición que en los minutos iniciales, pues se veía ya con un valioso punto fuera de casa y prefirió conservarlo.

De hecho, tampoco el equipo de Lucas Alcaraz se aproximó al área del Levante en toda la segunda mitad, lo cual enfrió por completo el ambiente futbolístico de un encuentro que no tuvo emoción ni argumento alguno.

Ficha técnica:

0.- Levante: Storari, Descarga (Ettien, m.57), Álvaro, Cirillo, David, Juanma, Berson, Tommasi (Viqueira, m.66), Savio, Riga y Riganó (Geijo, m.46).

0.- Murcia: Notario, Curro Torres, Mejía, Arzo, Peña, De Lucas Pignol, m.89), Pablo García, Richi, Regueiro (Jofre, m.88), Iván Alonso y Baiano (Goitom, m.67).

Árbitro: Paradas Romero, del comité andaluz. Amonestó a los jugadores locales Tommasi, Descarga, Berson, Cirillo y Geijo, y a los visitantes Peña y Arzo.