Lesión en el ojo
Axel Lindahl le mete el dedo en el ojo a Mattias Özgun durante el Degerfors y Öster de la liga sueca. Captura de pantalla

El partido entre Degerfors y Öster de la liga sueca se ha convertido en el centro de atención de las últimas horas, y no precisamente por el resultado, que fue un insípido 1-1. Lo sucedido en el cambio de Axel Lindahl y Mattias Özgun es uno de los incidentes más surrealistas de los últimos tiempos.

Corría la recta final del encuentro, cuando el técnico del Degerfors, Stefan Jacobsson, ordenó a Özgun que saliera al campo por Lindahl. Este se fue corriendo hasta la banda, donde le estaba esperando su sustituto, y le fue a chocar las manos para desearle suerte, como se hace en todos los campos de fútbol del mundo. Sin embargo, no coordinaron bien ese choque y acabó metiéndole un dedo en uno de los ojos de su compañero.

Özgun salió al cambio con la mano en el ojo herido, y aunque intentó seguir jugando, acabó pidiendo ayuda al médico después de que el árbitro se acercase a ver su estado, ya que tenía serias molestias que le impedían jugar en condiciones. Sólo habían pasado cinco segundos desde que había ingresado.

"Es una de las lesiones más extrañas que he experimentado", admitía el mediocentro, que apenas pudo disputar unos instantes ya que estuvo cinco minutos fuera del campo siendo atendido.