El Leganés acaricia la permanencia con goles como éste desde el centro del campo

El centrocampista brasileño del Leganés Gabriel Pires (d) lucha el balón con el argelino Aissa Mandi, centrocampista del Real Betis.
El centrocampista brasileño del Leganés Gabriel Pires (d) lucha el balón con el argelino Aissa Mandi, centrocampista del Real Betis.
EFE

El Leganés selló, casi de forma definitiva, su permanencia en la máxima categoría del fútbol español al hacer de la necesidad virtud y firmar un partido redondo ante un Betis desposeído de ambición (4-0).

Desniveló pronto el encuentro. En su primer acercamiento, los blanquiazules movieron el balón por el frente de ataque después de una contra y este acabó llegando al costado diestro, zona donde se incorporaba Tito. Centró el lateral y cortó la trayectoria con la mano Álex Martínez. No apreció nada Trujillo Suárez pero después de escuchar a su linier señaló el punto de penalti.

Asumió la responsabilidad el argentino Alexander Szymanowski, ataviado con el brazalete de capitán en ausencia de su compatriota Martín Mantovani, y engañó al guardameta disparando hacia el lado contrario de su vuelo.

Una acción aislada que tornó en decisiva, justo igual que sucedió con la del segundo tanto. En esta ocasión el peligro nació de un golpeo lejano y sin aparente peligro de Diego Rico que cayó en los pies de Nabil El Zhar. Controló el franco-marroquí y batió con serenidad a Adán en su salida.

Pero aún quedaba lo mejor de la noche. El tercero llegó en la segunda mitad y desde el lugar menos esperado, el centro del campo. En una noche mágica faltaba un gol a la altura y Gabriel se coronó con un impacto impecable desde más de cuarenta metros que superó por alto a Adán.

La mejor diana de la campaña en el día más propicio para ello.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento