LeBron James
LeBron James celebra con sus compañeros, Tristan Thompson (i) y Jeff Green (d). EFE

El alero estrella LeBron James surgió una vez más con su mejor inspiración encestadora y aportó 44 puntos que ayudaron a los Cavaliers a ganar por 111-102 ante los Celtics en el cuarto partido de la serie de las finales de la Conferencia Este.

La victoria permite a los Cavaliers empatar a 2-2 la serie que disputan al mejor de siete y el quinto partido se jugará el próximo miércoles en el TD Garden de Boston.

James, que anotó 17 de 28 tiros de campo, incluido un triple de cuatro intentos, y 9 de 13 desde la línea de personal, superó al legendario Kareem Abdur-Jabbar, en la lista de los máximos anotadores en la competición de la fase final en la historia de la NBA.

La estrella de los Cavaliers, que estuvo perfecto en el primer cuarto, llegó a los seis partidos en los playoffs en los que ha conseguido al menos 40 puntos, lo que demuestra que sin su inspiración estarían ya eliminados de la competición, y se convierte en el primer jugador que lo consigue desde que lo hizo en el 2001 el exbase Allen Iverson con los Sixers de Filadelfia.

Ahora el gran reto para los Cavaliers es tratar de conseguir un triunfo en Boston y para ello, James admitió que estaba preparado a enfrentarse a un ambiente hostil, el mismo que los aficionados de su equipo le brindaron a los Celtics en el Quicken Loans Arena de Cleveland.

James, que alabó el trabajo de todo el equipo, destacó que la clave el partido estuvo de nuevo en tener la capacidad defensiva de no permitir que el pívot titular de los Celtics, el dominicano Al Horford, pudiese tener protagonismo en el juego ofensivo.

"La labor defensiva que en los dos últimos partidos hicimos en el marcaje a Horford ha sido una de las claves que nos ha permitido conseguir los triunfos y empatar la serie", destacó James. "Ahora estoy listo para el reto de Boston aunque sé con el ambiente hostil y difícil que nos vamos a encontrar, pero intentaremos aprovechar nuestras posibilidades de cara a conseguir la victoria".

El base español José Manuel Calderón esta vez no recibió ningún minuto por parte del entrenador de los Cavaliers, Tyronn Lue, y siguió el partido desde el banquillo.