LeBron James
LeBron James tira a canasta en el partido entre Los Angeles Lakers y Miami Heat. EFE

LeBron James ya es el LeBron James que esperaban en Los Ángeles. Su actuación ante Miami deslumbró a todos, incluidos sus viejos aficionados, que llevaban cuatro años despidiendo las visitas de su antiguo líder sin que este les ganase.

Los números de 'King' James en el American Airlines Arena lo dicen todo: 51 puntos (máxima puntuación desde que está en la franquicia angelina), 8 rebotes, 3 asistencias, 2 robos, un tapón, 19/31 en tiros de campo y 6/8 en triples. Sólo en el primer cuarto ya había hecho 19 puntos, lo que propició que unos Lakers que ya parecen tener la maquinaria engrasada (van seis victorias en los últimos ocho partidos) se fueran a una diferencia máxima de 21 puntos.

Las ganas de LeBron sobre la cancha se notaron desde el primer instante. Sus últimas visitas a Miami se zanjaron por derrota, y desde que dejó a los Heat en las finales de la NBA de 2014 se le había quedado clavada la espinita.

La victoria llega en un momento clave. Los Angeles Lakers tocó fondo ante Toronto, cuando protagonizaron su peor primer cuarto de la historia. Desde entonces, James decidió coger los galones del equipo y poco a poco ha ido mejorando sus números, hasta alcanzar el hito ante Miami.