Michael Jordan y LeBron James
Michael Jordan y LeBron James. ARCHIVO

El rey LeBron James igualó la pasada madrugada otra hístorica marca portada por Michael Jordan en la NBA, al conseguir anotar al menos 10 puntos en 866 partidos consecutivos.

La nueva marca de James llegó a falta de 6:10 minutos del segundo cuarto del choque entre Cleveland Cavaliers y los Hornets, partido en el que la estrella de la NBA concluyó con un nuevo doble-doble —41 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias— colaborando en el triunfo de su equipo por 105-118.

El cuatro veces MVP de la liga anotó 10 o más puntos en el 99,3% de sus partidos como profesional, el más alto en la historia de la NBA. La racha de James se remonta al 5 de enero de 2007, cuando anotó ocho puntos en 3 de 13 lanzamientos de los Cavaliers en el partido que ganaron a los Bucks y fue el último en el que no pudo llegar a los 10 puntos.

La racha de Jordan se prolongó desde el 22 de marzo de 1986 —anotó ocho puntos con los Bulls en una derrota contra los Cavaliers— hasta el 27 de diciembre del 2001, que se quedó con seis puntos ya con 38 años y como jugador de los Wizards.

Otro legendario, Kareem Abdul-Jabbar, es tercero en la lista de todos los tiempos al tener 787 partidos consecutivos en los que anotó al menos 10 puntos.

James Harden, tras la estela de Lebron

Mientras que entre los jugadores activos, el escolta James Harden, de los Rockets, es el segundo por detrás de James con 257 partidos consecutivos en los que ha anotado al menos 10 puntos, seguido por el pívot DeMarcus Cousin (162), que es tercero.

James también ocupa el séptimo puesto en la lista de todos los tiempos de los máximos encestadores con 30.855, necesitando sólo 1.438 para superar Jordan en el tercer puesto con 32.292 tantos. Sin embargo, la pasada primavera, James ya superó a Jordan como el máximo encestador de todos los tiempos en la competición de los playoffs después de llegar con los Cavaliers a las Finales de la NBA por tercera temporada consecutiva.

"Llevo el número debido a Mike", valoró James sobre el número 23 en su uniforme cuando estableció la marca de los playoffs. "Creo que me enamoré del juego por Mike, solo por lo que fue capaz de lograr. Cuando me fijaba en lo que hacia Michael Jordan --algo excepcional--, nunca pensé que podría ser Mike".