LeBron James demostró una vez más su categoría y rescató a Cleveland Cavaliers con una canasta en el último segundo, que cambia por completo el panorama del playoff contra Milwaukee Bucks. Con su victoria in extremis (98-95), los Cavs se ponen 3-2 arriba en la serie de primera ronda, una situación de privilegio que habría sido justo a la inversa de no ser por el tiro salvador del veterano alero, autor de 44 puntos.

'King' James no sólo encestó en la acción definitiva. Segundos antes había colocado un tapón a Victor Oladipo que hizo posible que los Cavs tuvieran en sus manos llevarse el partido. Fue entonces cuando James fintó a Thaddeus Young y logró el triple de la victoria, que se coló mientras sonaba la bocina, para delirio de los presentes.

"Siempre practico este tipo de tiro con mis hijos", dijo la estrella tras el partido, en el que se quedó a un paso del triple-doble, con 10 rebotes y 8 asistencias. "Estoy feliz de haber conseguido la canasta que nos permitirá tener de nuevo control en la eliminatoria".