Los posibles matrimonios de conveniencia no se ciñen, al parecer, a la Liga ACB porque la Federación Española de Baloncesto también va a revisar la competición LEB, la de segunda categoría, para detectar anomalías en la nacionalización de los jugadores.

Aunque el régimen de contratación que rige en la LEB se ajusta a la distinción entre comunitarios y extranjeros -dos por plantilla-, ha pedido a los clubes de estas divisiones que verifiquen si los enlaces de asimilados se ajustan estrictamente a la legalidad.

"Lo que no admitimos es el fraude. En ningún sitio. Por eso, también queremos constatar que no existe ninguna irregularidad en la LEB", dijo José Luis Saez, presidente de la FEB.

La Federación ha querido adelantarse a cualquier problema que pueda existir en sus ligas para evitar conflictos como el que ahora sacude a la Liga ACB, que podría dejar sin licencia a todos los jugadores extranjeros del campeonato de la Asociación de Clubes hasta que no haya una solución.

Las tres categorías de la LEB ya han cubierto las dos primeras jornadas de la temporada, es decir, que los jugadores han recibido sus licencias porque han presentado las documentaciones correspondientes en regla. Eso no es óbice para que, si se detectan irregularidades, se retire la licencia del interesado y se comunique su situación al CSD y a la Fiscalía.

El comienzo de la Liga ACB, previsto para el próximo sábado, sigue en estos momentos pendiente de la resolución que el CSD adopte sobre el conflicto de interpretación del convenio de coordinación ACB-FEB-ABP, donde se establecen las normas de contratación, interpuesto por la Asociación de Clubes a raíz del 'caso McDonald'.