Benzema
Benzema, con la camiseta francesa celebrando un tanto ante Armenia. EFE

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, afirmó que Karim Benzema no tendría que haber entrado siquiera en la selección francesa por sus repetidas muestras de "desprecio a Francia", a lo que se añade el procedimiento judicial que tiene abierto ahora.

Preguntada en una entrevista a la emisora de radio Europe 1 sobre una eventual vuelta de Benzema al equipo de Francia, Le Pen respondió que no tendría que haber sido seleccionado.

A su parecer, el jugador del Real Madrid da "una imagen deplorable. Es alguien que en múltiples ocasiones ha manifestado su desprecio de Francia, que tiene precisamente el comportamiento que los franceses ya no admiten de gente que gana cantidades astronómicas (de dinero) y que se comporta como niños mimados".

Cuando se le pidió que precisara a qué se refería, la líder de la ultraderecha francesa -a cuyo partido algunos sondeos le auguran más del 25 % de los votos en la primera vuelta de las regionales el próximo domingo-, respondió que pensaba en "en esos jugadores de fútbol que no cantan la Marsellesa, que todo el rato y en las entrevistas manifiestan desprecio por cualquier forma de patriotismo".

Añadió que los elementos que se han filtrado a la prensa sobre el procedimiento judicial contra Benzema por un presunto caso de tentativa de chantaje a su compañero de selección Mathieu Valbuena, "dan razón".

A ese respecto, y aun admitiendo que es un asunto todavía pendiente de ser juzgado, consideró "edificantes" las declaraciones de Benzema que figuran en la instrucción y que se han publicado.

La política francesa opina

Marine Le Pen no es el primer político francés que se ha pronunciado sobre la polémica de si Benzema debería volver o no a la selección.

El primer ministro socialista, Manuel Valls, afirmó a cuenta del jugador del Real Madrid que si un deportista "no es ejemplar" no debería tener sitio en la selección nacional.

Valls hizo un paralelismo entre la política y la selección: "Si hubiese un ministro imputado, no estaría en el Gobierno (...) En cierta forma, es lo mismo para el equipo nacional de Francia".

El líder de la oposición conservadora y expresidente francés, Nicolas Sarkozy, le reprochó ayer a Valls haber querido dar "lecciones de ejemplaridad" a cuenta de Karim Benzema, cuando no se conocen los detalles del procedimiento judicial contra el internacional francés y jugador del Real Madrid, bajo secreto sumarial.

"No me gustan las lecciones de ejemplaridad", señaló Sarkozy, que recordó que el Gobierno socialista había tenido un escándalo sonado por el que fue ministro de Hacienda, Jérôme Cahuzac, "encargado de la lucha contra el fraude fiscal y al que se descubrió que tenía una cuenta escondida" en el extranjero que no declaraba.