Draxler y Özil, en un entrenamiento con Alemania.
Draxler y Özil, en un entrenamiento con Alemania. EFE

Varios son los candidatos a levantar el título Mundial el próximo 15 de julio, y no se esperan grandes sorpresas. Más allá del triunfo de Uruguay en 1950, realmente no ha habido vencedores de verdad inesperados en toda la historia del torneo, y parece complicado que en Rusia haya algún equipo que, fuera de los principales candidatos, acabe levantando el trofeo.

Alemania: Actual campeón y principal favorito en las casas de apuestas, el cuadro entrenado por Joachim Löw es siempre un hueso duro de roer en este tipo de torneos, pero más aún después del trabajo de su técnico, que ha conseguido que un talentosísimo grupo de futbolistas tengan muy claro el plan de juego, lo que resulta valiosísimo en un torneo corto.

Brasil: Con la duda del estado físico de Neymar, pero con las certezas que Tite ha conseguido inculcar a los suyos desde que asumió el cargo, Brasil se presenta como una de las grandes candidatas. Hacía tiempo que la canarinha no tenía tantas alternativas en su ataque, y a esa delantera titular formada por Neymar, Coutinho y Gabriel Jesus se suman alternativas de gran nivel como Willian, Firmino y Douglas Costa. El talento de Marcelo y el equilibrio que dará Casemiro también son grandes argumentos.

España: La llegada de Lopetegui ha reactivado a una selección española que tiene probablemente el equipo más equilibrado en todas sus líneas. España tiene quizás un punto menos de control con respecto al que ganó la Copa del Mundo en 2010, pero su talento en medio campo sigue siendo altísimo, y a partir de ahí puede volver a construir un plan de juego que le haga dominar al rival a través de la pelota. Su gran fase de clasificación la ha hecho crecer en las apuestas.

Francia: Sólo hay que ver los descartes de Deschamps, entre los que se encuentran Rabiot, Martial o Coman, para entender el brutal nivel que tiene su convocatoria. Ahora, su entrenador deberá equilibrar a los Pogba, Griezmann, Kanté o Mbappé para que, cuando todos estén sobre el césped, el rendimiento colectivo sea positivo.

Portugal: Guiados por Cristiano Ronaldo y con el subidón anímico que supuso vencer la Eurocopa, Portugal busca el primer Mundial de su historia. Parece complicado que el cuadro luso, sobre todo con una zaga quizás demasiado veterana y a la que le pueda faltar algo de ritmo en situaciones límite, acabe levantando el título, pero la enorme capacidad goleadora de la estrella del Real Madrid es sin duda un argumento a tener en cuenta.

Argentina: Colectivamente, Argentina ha dejado incluso más dudas, si cabe, que la propia Portugal, pero como en el caso de la actual campeona de Europa, con su estrella en el campo cualquier cosa puede suceder. Leo Messi es la gran esperanza de la albiceleste, y quién sabe qué puede suceder si el gran astro del Barça va creciendo en el torneo.