Joan Laporta
Joan Laporta, durante la manifestación convocada por la Plataforma por el Derecho a Decidir. (Efe)

Los presidentes del Barcelona y el Espanyol no se llevan nada bien y ha quedado demostrado horas antes del derbi. Si esta semana el presidente de los ‘periquitos’, Daniel Sánchez Llibre, dejó claro que no iba a comer con su homólogo, Joan Laporta, ahora el azulgrana le ha respondido.

"Este señor me contestó que para tener contenta a su parroquia tenía que hacer antibarcelonismo. Eso es tan absurdo y tan infantil que no acabo de entender ese posicionamiento", aseguró Laporta en declaraciones a Catalunya Ràdio.

El presidente azulgrana ha previsto acudir al palco de Montjuïc acompañado de seis directivos del Barça, pero los dirigentes no han celebrado este año la tradicional comida previa al partido porque las relaciones están rotas desde la pasada temporada, a raíz de la negativa del Barcelona a ceder a Saviola.

Sánchez Llibre reconoció hace unos días que no tenía interés de comer con Laporta horas antes del derbi: "Yo pienso negro y él blanco, y para hablar del sexo de los ángeles, me quedo en mi casa", sentenció.

Laporta, sin embargo, subrayó que no tiene "ningún problema con Sánchez Llibre ni con su directiva" y aseguró que no entiende a los dirigentes del Espanyol.

"Pero si quiere mantener esta postura tan infantil, él sabrá lo que hace", apostilló antes de reconocer que la relación entre ambas entidades "no es un buen ejemplo" ni beneficia la "concordia ni el fair play".