Joan Laporta
El ex presidente del Barcelona, Joan Laporta. EP / REUTERS

El ex presidente del Barcelona Joan Laporta ha anunciado hoy que su junta directiva impugnará los acuerdos de la Asamblea de Compromisarios del club, celebrada el pasado día 16 y que decidió presentar una demanda civil contra la gestión de su junta directiva durante los últimos siete años.

"Impugnaremos la Asamblea general de compromisarios porque se ha vulnerado mi derecho, como ex presidente de la entidad, de defender mis cuentas antes de la votación de los socios", ha informado el ex presidente barcelonista durante una rueda de prensa.

Ha vulnerado mi derecho, como ex presidente de la entidad, de defender mis cuentas

En una reñida votación, los socios decidieron el pasado sábado que el club plantee una acción social de responsabilidad, una figura legal recogida en la Ley del Deporte, al considerar la existencia de unas pérdidas acumuladas por el Barça entre 2003 y 2007 de 48,7 millones de euros.

En una rueda de prensa en la que Joan Laporta ha estado acompañado por Joan Oliver, antiguo director general del club, el ex presidente azulgrana ha explicado que no le han dejado "otra salida" que presentar una impugnación ante el juez. "Esto puede estar muchos años en los juzgados. Se nos ha vulnerado el derecho que teníamos para explicar nuestros números", ha insistido Laporta.

El ex presidente del Barça ha informado de que le había enviado una carta al actual presidente, Sandro Rosell, en la cual le solicitaba asistir a la asamblea y ofrecer detalles del último ejercicio contable, pero que la petición fue desestimada.

"Argumentaron que lo que yo les envié era un estado de cuentas y no el cierre del ejercicio contable correspondiente a la temporada pasada", ha añadido.

Laporta está "convencido" de que prosperará su demanda y confía en que tendrá que repetirse la Asamblea de compromisarios. "Si me dejan explicar mis números, los socios aprobarán mis cuentas", ha dicho el ex presidente del Barça, quien ha recalcado: "Es triste lo que están haciendo con nosotros".

Ataques a Rosell

Por otro lado, laporta no se ha mordido la lengua, como tampoco lo hizo el jueves pasado, día 14, ante los medios de comunicación, y ha tildado al actual presidente del Barcelona, Sandro Rosell, de "envidioso, resentido y celoso".

En el Colegio de Periodistas de Cataluña, en Barcelona, el ex mandatario también ha señalado que emprenderá acciones legales contra la empresa auditora KPMG porque considera que su exposición durante la reunión de socios fue inaceptable.

Sólo queremos que nos den la documentación referente a la exposición tendenciosa"Sólo queremos que nos den la documentación referente a la exposición tendenciosa y demagógica que hizo el representante de KPMG, que entiendo que también es susceptible de solicitarle responsabilidades. Esta maniobra moral e indecente que han sido estas explicaciones sesgadas y sectarias de la 'due diligence' (auditoría pormenorizada) se ha intentado hacer en perjuicio de todos nosotros", ha señalado Laporta.

"La junta directiva no ha tenido el coraje de explicar las cosas e interpuso a una persona (de la auditora KPMG), quien actuó de forma mediatizada", se ha quejado Laporta, quien, igual que el jueves pasado antes de la asamblea de compromisarios, contó con el respaldo de casi todos los anteriores directivos, también afectados por la demanda que interpondrá la actual junta directiva.

En la votación del sábado 16, Sandro Rosell, después de un extenso parlamento en el que argumentó motivos para votar a favor o en contra, votó en blanco cuando se debatió sobre la posibilidad de exigir responsabilidades a la anterior junta directiva, hecho que ha indignado a Laporta.

Estos celos, resentimiento y envidia le debe provocar un mal vivir"Un buen amigo me recordaba el pasaje bíblico (de Pilatos) cuando se produjo una limpieza de manos histórica. El personaje afectado decía que no quería cargar bajo su conciencia con sangre inocente", ha rememorado Laporta, para iniciar una nueva carga contra Rosell.

"No le tengo ningún tipo de rencor por esta actuación. Creo que es muy triste estar bajo los efectos de la envidia y los celos. El hecho de votar en blanco no disimula la malicia de algunos (Rosell), no nos dejemos engañar por estos individuos", ha apuntado.

"Estos celos, resentimiento y envidia le debe provocar un mal vivir, y no le deseo esta situación", ha subrayado un Laporta que ha tenido también palabras duras contra el portavoz de la junta, Toni Freixa, de quien ha dicho que "se cubrió de gloria" al hacer el recuento de la votación que llevará a Laporta ante los tribunales.

"Se siente triste y dolido"

Ante el panorama que se divisa en el ámbito social barcelonista, Laporta ha señalado que se siente "triste y dolido", y ha apuntado a la injusticia que supone que haya de cargar con esta demanda. "No nos merecemos esto, con todo lo que hemos hecho y el tiempo que le hemos dedicado", ha señalado.

"Mi ilusión y máximo deseo después de haber dedicado unos cuantos años a mi vida al Barça y de los resultados que obtuvimos era hacer de socio, volver a mi asiento, ir al fútbol con mis hijos y disfrutar de este club. No me dejan. Y no sólo no me dejan, sino que he de ver unos intentos de escarnio, de deshonrar al prestigio que tenemos", ha dicho.

No hay manera de que me dejen tranquilo"No hay manera de que me dejen tranquilo. Después de la asamblea de compromisarios entiendo que ha habido una maniobra indecente a la hora de las exposiciones de la 'due diligence'. Fue sectaria, demagógica y con el interés de escarnio contra mí y para crear alarma social entre la masa social", ha añadido.

"No tenemos nada que esconder. Todo tiene su explicación y justificación. Nos ratificamos en todos los aspectos de la gestión del club. En la formulación de las cuestas. Esta fue una maniobra contable indecente, porque lo que se intentó fue reflejar una realidad económica con voluntad de dar una imagen deteriorada de la que realmente tiene el Barça hoy día", ha concluido tras una intervención de dos horas y media ante los medios.