El ex esquiador austriaco Matthias Lanzinger va a demandar a la Federación Internacional de Esquí (FIS) por el accidente que tuvo el pasado mes de marzo y por el que sufrió la amputación de la pierna izquierda, según informó su abogado a los medios de su país.

Mi cliente fue víctima de un trabajo chapucero

Manfred Ainedter afirmó que su cliente iba a demandar a la FIS por no haber contado con facilidades médicas suficientes en la pista de Kvitfjell (Noruega), donde sufrió el accidente, según aseguró en una entrevista con la agencia austriaca APA.

Ainedter explicó que el informe médico de un cirujano de Munich había criticado el exceso de tiempo que emplearon en llevar a Lazinger, de 27 años, a la mesa de operaciones y los métodos empleados para intentar salvar su pierna.

"Un trabajo chapucero"

"El informe del experto demuestra que mi cliente fue víctima de un trabajo chapucero", aseguró Ainedter a APA. Lanzinger se sometió a la amputación de la parte inferior de su pierna el pasado 4 de marzo en Oslo, dos días después de su caída en una prueba de supergigante de la Copa del Mundo.

Entonces, la FIS aseguró que la responsabilidad era de los organizadores locales de la carrera por no haber tomado las medidas de seguridad necesarias. Este año ha anunciado la intención de aumentar los requisitos de seguridad.

El 2 de marzo fue la fecha en la que ocurrió el fatídico accidente en donde Lanzinger perdió una pierna. Dos días después, los médicos decidieron, tras haberle operado de urgencia, que la pierna no podía ser salvada. Lanzinger, de 27 años, sufrió múltiples fracturas de tibia y peroné y otras lesiones en la extremidad.

El especialista austriaco en circulación sanguínea Thomas Hölzebein dijo que no había sido posible estabilizar el riego sanguíneo en la pierna. "Como resultado de los irreparables daños de los tejidos es inevitable una amputación para evitar mayores consecuencias", finalizó el médico.