Lance Armstrong
Lance Armstrong, durante la celebración de su séptimo Tour de Francia. ARCHIVO

Lance Armstrong prosigue con su rehabilitación pública después de confesarle a Oprah el dopaje que negó durante años. Aporta detalles, recalca nombres y se ofrece para limpiar el ciclismo que tanto ensució, aunque no faltan los que como Greg LeMond insisten en que antes está el daño que la redención. El exciclista estadounidense, en una entrevista con el Daily Mail, reiteró una vez más sus acusaciones al expresidente de la Unión Ciclista Hein Verbruggen, que cubrió el positivo por cortisona del americano en el Tour de Francia de 1999, y subrayó que odia a aquellos que le dejaron "a los pies de los caballos".

"No estoy seguro si fue un positivo, pero se encontraron restos. No sé si técnicamente cruzó la línea, pero de cualquier modo no importó; y Hein sólo dijo 'Este un problema real para mí, así que tenemos que salir con algo'. Así que anticipamos la prescripción", comentaba.

No tuve excusa, fue vergonzoso y fue totalmente humillante para ella (en referencia a Emma O'Reilly)

En esta entrevista al diario británico, Armstrong estuvo acompañado por Emma O'Reilly, exmasajista del US Postal y que fue testigo de cómo el equipo facilitó esta prescripción a la UCI. El americano siempre se mostró muy duro con ella, a la que llegó a calificar como "una puta alcohólica". "Cuando dije lo que dije sobre ella, estaba luchando por proteger muchas posiciones, pero no tuve excusa, fue vergonzoso y fue totalmente humillante para ella. Si hubiese visto a mi hijo hacer eso, habría habido una jodida guerra en nuestra casa", confesó.

Además, el tejano dejó claro que es "ridículo" pensar que él está "protegiendo" a algunos de estos cargos después "de la forma" en la que le trataron. "No voy a mentir para proteger a estos tipos, les odio, me lanzaron al pie de los caballos", aseveró. El de Austin también reconoció que el doctor Michelle Ferrari le recomendó "no" usar la EPO en el 2000 porque la UCI está desarrollando un nuevo control. "Continuamos usando algo después de eso pero no de la misma forma y no en demasiada cantidad", advirtió. Brian Cookson, nuevo presidente de la UCI, ha mostrado en varias ocasiones su interés por contar con su ayuda.