Gareth Bale
Gareth Bale hace un corte de mangas tras marcar el 1-3 en el Atlético-Real Madrid. CAPTURA DE PANTALLA

La forma que tuvo de reivindicarse y celebrar el gol que logró ante el Atlético le puede costar muy caro a Gareth Bale. LaLiga ha publicado su nota informativa con las denuncias de la jornada 23, en la que se disputó el derbi entre el Real Madrid y los rojiblancos, y entre ellas está la que señala la actitud del galés.

El corte de mangas que le dedicó Bale al público (no está claro si a los críticos del Real Madrid o a los rojiblancos que le abucheaban) le puede costar muy caro: hasta 12 partidos.

Este es el comunicado íntegro de LaLiga en la que advierte del serio castigo que le puede caer a Bale:

"El pasado 7 de febrero de 2018 La Liga emitió nota pública informando que, a partir de entonces, cualquier celebración ofensiva de gol que pudiera generar crispación en el público o que se considerara como contraria al buen orden deportivo, aun cuando no fuera reflejada en el acta arbitral, se trasladaría a este Comité, para la depuración de las responsabilidades disciplinarias oportunas.

El CD de la RFEF tipifica, de modo general, las conductas que atentan contra la dignidad y decoro deportivos (en su artículo 89) y las contrarias al buen orden deportivo (en sus artículos 100 y 122); y de modo concreto, las provocaciones al público, en sus artículos 93 -para los casos en que se provoque animosidad en el público- y 121 -para los casos en que no se consiga provocar esa animadversión-. Las posibles sanciones para esas provocaciones varían en función de si concurre esa conducta configuradora del tipo infractor: que la provocación obtenga el propósito perseguido de provocar la animosidad del público. Si se produce, se sancionará al infractor con suspensión de cuatro a doce partidos; si no se obtiene la animosidad del público, la suspensión será de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes. Esto siempre que el Comité considere que la celebración denunciada supone una provocación al público.

En caso de no considerarlo así, tendrá que dilucidar este Comité si la celebración denunciada constituye, en cualquier caso, una conducta que atenta contra la dignidad y decoro deportivos o que es contraria al buen orden deportivo, en los términos previstos en los artículos 89, 100 y 122 del CD de la RFEF."

La pelota está, por tanto, en el tejado del Comité de Competición. La decisión del organismo federativo puede dejar a Solari sin uno de sus jugadores más importantes, al menos en la rotación, de cara a los próximos encuentros.