Pau Gasol
El jugador Pau Gasol (i) de los Lakers de Los Ángeles intenta anotar ante Carlos Boozer (d) de los Jazz de Utah EFE

La perfecta mezcla entre brillantez individual y efectividad como conjunto prevaleció sobre la irregularidad de los Angeles Lakers, que colocaron el 2-0 en la serie frente a Utah Jazz con una victoria por 111-103 antes de viajar al EnergySolutions Arena.

"Juntos somos uno", rezaba el mensaje sobre la lona que desciende en cada partido desde el techo del Staples Center. Los Lakers lo siguieron a rajatabla y ejecutaron un perfecto partido de equipo, a pesar de las numerosas pérdidas de balón (20).

Así tres jugadores sumaron un doble-doble: Pau Gasol (22 puntos y 15 rebotes), Andrew Bynum (17 puntos y 14 rebotes) y Lamar Odom (11 puntos y 15 rebotes). Y, cómo no, Kobe Bryant firmó 30 tantos y ocho asistencias. Ron Artest contribuyó con 16 tantos.

Por los Jazz destacaron Carlos Boozer, con 20 tantos y 12 rebotes, y CJ Miles, con 20 tantos y seis asistencias.

La entrada de Odom desde el banquillo cambió el ritmo del partido

El inicio eléctrico de Bryant y Bynum se vio eclipsado por el portentoso despliegue de Williams y Kyrylo Fesenko, que aprovechó el letárgico arranque de Gasol para ayudar a los Jazz a construir una pequeña renta (4-11).

La entrada de Odom desde el banquillo cambió el ritmo del partido. Los de Phil Jackson apretaron las clavijas en defensa -decisivo Ron Artest, también activo en ataque- y se mostraron más acertados desde el perímetro, lo que les permitió ponerse por delante (25-20) poco antes de llegar al final del primer cuarto.

Era el turno para la segunda unidad angelina, criticada tras su actuación en el primer duelo de la serie. Esta vez un triple de Jordan Farmar y una canasta de Shannon Brown pusieron a los Lakers en ventaja, que sobrepasó la barrera de los diez puntos tras dos canastas consecutivas de Bryant (45-34).

El 24 angelino actuó como el líder perfecto. Sin egoísmos en ataque y asistiendo al compañero mejor situado. Así los californianos, con un impresionante Bynum -13 rebotes en 17 minutos-, llegaron al descanso con ventaja por 58-46, aprovechando el cortocircuito ofensivo de los Jerry Sloan.

Sólo Paul Millsap, con 16 puntos desde el banquillo, parecía rebelarse ante tal inoperancia.

El asunto parecía cambiar cuando Williams se metió de nuevo en el partido (72-63), pero los Jazz se desmoronaron con la cuarta personal de Boozer con 18 minutos por disputar. Los locales aprovecharon un pequeño tirón para volver a poner tierra de por medio (80-65), ya con Bryant -13 puntos en el tercer cuarto- asumiendo la responsabilidad en ataque.

Utah reacciona

Sin embargo en la recta final Utah entró en calor. Tras recoger el guante de Miles, Boozer y Millsap invitaron a los suyos a soñar (98-94) después de que Williams pusiera velocidad de crucero a sus contraataques.

Resultó insuficiente. Bryant se puso de nuevo el mono de trabajo, sacó varias personales, anotó un triple espectacular desde una esquina y colocó un soberano tapón sobre una penetración de Williams.

Como colofón, el líder californiano machacó el aro en la siguiente jugada (107-96). Los Jazz no se rindieron y anotaron cinco puntos seguidos, pero Gasol, decisivo, taponó un tiro bajo aro de Millsap. Y, de paso, enterró las opciones de los Jazz.

FICHA:

111 - Los Ángeles Lakers (27+31+29+26): Fisher (5), Bryant (30), Artest (16), Gasol (22), Bynum (17) -cinco inicial-, Odom (11), Brown (4), Farmar (6), Powell (-) y Walton (-).

103 - Utah Jazz (23+23+31+24): Williams (15), Matthews (14), Miles (20), Boozer (20), Fesenko (2) -cinco inicial-, Korver (4), Koufos (2), Price (-) y Millsap (26).