Gasol
El jugador español Pau Gasol (c) de los Lakers de Los Ángeles encesta ante la defensa de Shane Battier (i) y Brad Miller (d), de los Rockets EFE

Los Ángeles Lakers, tras recibir los anillos de campeones en una emotiva gala, impidieron en los últimos instantes que los Houston Rockets les aguaran la fiesta en el primer partido de la temporada en el Staples Center, y vencieron (112-110) con mucho esfuerzo y tras una notable remontada.

El reserva Steve Blake puso por delante a los locales con un triple a escasos segundos para el final, y tanto Luis Scola como Aaron Brooks fallaron dos tiros decisivos que hubieran mandado el duelo a la prórroga.

Pau Gasol fue el máximo anotador con 29 puntos, a los que añadió 11 rebotes, mientras que Kobe Bryant sumó 27 tantos y siete asistencias.

Pau Gasol fue el máximo anotador con 29 puntos, a los que añadió 11 rebotes

Por los Rockets, que cedieron hasta 15 puntos de ventaja (47-62 en el segundo cuarto), destacaron Aaron Brooks con 24 puntos y nueve asistencias, y Kevin Martin, con 26 tantos. El argentino Scola aportó 18 puntos y 16 rebotes.

La clave del duelo estuvo en la desequilibrante aportación de Shannon Brown, un torbellino en ataque y ejemplar en defensa, con 16 tantos y cuatro robos de balón.

Sin apenas tiempo para dejar atrás la emoción de la ceremonia previa, los Lakers se vieron superados de inicio por el certero arranque de su rival, donde la presencia interior del recuperado Yao Ming dejó muchos espacios que supieron aprovechar Brooks y Martin, que enlazaron tres triples casi seguidos para lanzar a los suyos (16-24, m.8).

Los angelinos, que anotaban sólo el 36 por ciento de sus tiros, se mantuvieron al acecho gracias a un entonado Gasol, autor de 12 puntos en el primer cuarto, aunque un triple sobre la bocina de Brooks (15 tantos en ese periodo) dejó el marcador en 26-33 para los de Rick Adelman.

El excelente trabajo de la segunda unidad visitante, en especial de Chase Budinger y Courtney Lee, propició que se alcanzara la primera renta relevante del duelo (36-48, m.17). Hubo una pronta reacción californiana (45-48) gracias a Lamar Odom, físicamente esplendoroso gracias a la actividad que desarrolló con la selección estadounidense durante el Mundial de Turquía.

Pero la realidad pesaba como una losa al descanso (51-62). El claro dominio tejano se basaba en la falta de acierto de los Lakers (39 por ciento) y en su alarmante fondo físico, algo especialmente llamativo en comparación con la explosividad y dinamismo de los Rockets, personificados en la labor de Martin, con 19 tantos.

Reacción y remontada

El 4/12 de Bryant y el 3/11 de Artest no ayudaban. A los de Phil Jackson les costaba un mundo anotar, mientras que el juego de los Rockets respiraba armonía y sutileza. Poco a poco, el 24 de los Lakers fue emergiendo e hizo que, tras muchos minutos, desaparecieran las rentas por encima de los 10 puntos a favor de Houston (la máxima fue de 15).

Dos triples consecutivos de Steve Blake certificaron la reacción local antes de llegar al último periodo (77-82) y dieron un aire nuevo al encuentro. Las faltas de Martin y Ming habían cortado el ritmo a los Rockets, que dependieron en exceso de sus jugadores exteriores.

Dos triples consecutivos de Steve Blake certificaron la reacción local antes de llegar al último periodo

Matt Barnes empató con dos tiros libres (86-86, m.41) y Brown dio la primera ventaja del partido a los Lakers con una penetración en contraataque y un triple que desató el delirio del Staples Center. El parcial era de 21-4 para los locales.

Los Rockers se quedaron sin Ming, eliminado por faltas personales, pero siguieron en la pomada gracias al eléctrico Martin, que protagonizó un bonito mano a mano con Brown, hasta que éste volvió a encestar dos triples seguidos para catapultar a los Lakers (99-91) a falta de 5:29.

Los de Texas volvieron a apretar (109-110) con Luis Scola como líder, dando un recital en la zona, pero Blake se sacó de la chistera un triple salvador a falta de 18,8 segundos. Después llegaron el fallo de Scola, bien defendido por Gasol, y una penetración de Brooks que fue taponada.

Ficha técnica:

112 - Los Ángeles Lakers (26+25+26+35): Fisher (2), Bryant (29), Artest (8), Odom (14), Gasol (27) -cinco inicial-, Caracter (-), Brown (16), Blake (10), Barnes (6) y Ratliff (-).

110 - Houston Rockets (33+29+20+28): Brooks (24), Martin (26), Battier (3), Scola (18), Ming (9) -cinco inicial-, Miller (9), Hayes (-), Budinger (13), Lee (8) y Smith (-).

Rudy, victoria y siete puntos

El escolta Brandon Roy con 24 puntos encabezó el ataque balanceado de los Trail Blazers de Portland que se impusieron por 106-92 a los Suns de Phoenix en la jornada inaugural de la nueva temporada 2010-11 de la NBA.

Junto a Roy, que anotó 9 de 20 tiros de campo, incluidos 4 de 6 triples, otros cuatro jugadores de los Trail Blazers consiguieron dobles dígitos.

Rudy Fernández jugó 22 minutos para conseguir siete puntos (2-5, 2-4, 1-3)

El alero francés Nicolas Batum y el pívot Marcus Camby tuvieron sendos dobles-dobles para ser los líderes que dominaron en el juego bajo los aros, donde los Trail Blazers impusieron su poder con 49 rebotes por tan sólo 30 de los Suns, que echaron demasiado el falta la ausencia del ala-pívot Amare Stoudemire, que dejó al equipo.

Mientras que el español Rudy Fernández jugó 22 minutos para conseguir siete puntos (2-5, 2-4, 1-3), capturó dos rebotes, repartió tres asistencias y recuperó tres balones en los 22 minutos que jugó.

La victoria permitió a los Trail Blazers vengarse de la eliminación que sufrieron la pasada temporada en la primera ronda de la fase final.

Aunque los Suns lograron ponerse con la ventaja parcial de 71-76 en el tercer periodo, con 8:15 minutos por jugarse del partido, el novato Armon Johnson consiguió el empate a 86-86 para los Trail Blazers y comenzar la remontada para asegurar el triunfo del equipo de Portland.