Kobe Bryant
Kobe Bryant encesta durante el partido de esta madrugada en Los Angeles. EFE

Los Ángeles Lakers resurgen y superan la mala racha de dos derrotas consecutivas. La vuelta al Staples Center le sentó bien a los Lakers que de inmediato se reencontraron con un mejor juego de equipo y el triunfo por 106-92 ante los Jazz de Utah.

Esta vez el triunfo no llegó por las acciones individuales de su estrella el escolta Kobe Bryant, sino todo lo contrario por el buen juego de equipo que aportaron el ala-pívot español Pau Gasol, inmenso bajo los aros y en la pintura, junto con el acierto anotador del alero Lamar Odom.

Aunque Bryant no tuvo su mejor inspiración ofensiva volvió a ser el jugador que aportó los puntos decisivos
Aunque Bryant no tuvo su mejor inspiración ofensiva volvió a ser el jugador que aportó los puntos decisivos en el primer y cuarto periodo cuando se decidió la suerte del partido y el triunfo de los Lakers, que evitaron cargar con la tercera consecutiva.

Odom logró su mejor marca encestadora al aportar un doble-doble de 26 puntos con 10 rebotes después de acertar 11 de 14 tiros de campo, incluidos 3 de 4 triples, y 1-1 desde la línea de personal. Mientras que Bryant, que en los partidos anteriores no se había sentido a gusto con el rendimiento de sus compañeros, aportó 25 puntos, pero fueron gracias a los 15 de 18 que anotó desde la línea de personal.

La estrella de los Lakers, que acaba de renovar por tres años con el equipo angelino, ante la falta de acierto en los tiros a canasta falló 18 de 23, incluidos cuatro intentos de triples, se decidió por las penetraciones agresivas y los árbitros respondieron a la defensa de los Jazz con personales.

Los Suns también ganan

Los Lakers no pudieron celebrar el título de la División Pacífico porque los Suns con el ala-pívot Amare Stoudemire, que aportó 27 puntos ganaron 94-109 a los Pistons de Detroit para conseguir la décima victoria consecutiva. Con su triunfo los Suns consiguieron un triple empate en el segundo puesto de la Conferencia Oeste, junto con los Jazz y los Mavericks de Dallas, que tuvieron jornada de descanso.