Laia Sanz, durante el Gran Premio de Portugal de Enduro
Laia Sanz, en acción durante el Gran Premio de Portugal de Enduro de 2013. MEDIAGÉ COMUNICACION

Entre medias de una carrera en la que se gana un oro y otra prueba en la que se reincide en la primera posición, pocas horas de sueño y dos vuelos en menos de 24 horas. La piloto barcelonesa Laia Sanz concretó este fin de semana dos intensas jornadas de trabajo en las que pasó de la medalla de oro en la modalidad de Enduro de los X-Games de Barcelona a  una victoria en la segunda carrera del Gran Premio de Portugal de esta disciplina.

Estoy muerta. En la segunda vuelta me vino un bajón muy grande, aunque por suerte me recuperéTras la obtenida unas semanas atrás en Foz do Iguaçu (Brasil), una presea pionera para el deporte estatal, Sanz sumó su segunda medalla en los X-Games el pasado sábado en Barcelona. La trece veces campeona del mundo protagonizó un buen arranque, pero en la primera curva cayó al suelo empujada por la también española Carmen Segura. "Se metió el manillar de otra moto entre los radios de mi rueda delantera y perdí mucho tiempo en poder retomar la carrera", explica. Cuando lo logró, había bajado a la penúltima posición y la cabeza de carrera se encontraba lejos.  Una vuelta y media después ya se encontraba en posiciones de podio. A los dos giros ya lideraba la carrera. La madrileña Sandra Gómez, tercera, redondearía una gran actuación con un bronce.

El triunfo de la de la Corbera de Llobregat tiene más mérito en la medida que para participar en los X Games tuvo que ausentarse del Gran Premio de Portugal y hacer un viaje relámpago de ida y vuelta el mismo sábado. "Me levanté a las 6 de la mañana para coger una avión en Lisboa hacia Barcelona y llegué muy apurada para poder hacer los entrenamientos. Y justo terminar la carrera de los X-Games, otra vez hacia el aeropuerto para regresar y competir en el mundial. Fue muy estresante pero valió la pena", indica.

Sanz regresó a Portugal para tomar parte en la segunda carrera del Gran Premio de Portugal de Enduro. Su victoria, dada su ausencia en la primera manga, no impidió que el liderato del Mundial pase provisionalmente, por dos puntos, a la inglesa Jane Daniels.  Sanz se impuso en todas las especiales, pero admitió haber acabado exhausta: "Estoy muerta. En la segunda vuelta me ha venido un bajón muy grande, aunque por suerte me he recuperado un poco en la tercera vuelta y he podido terminar bien".