Real Madrid-Laboral
El alero del Real Madrid Rudy Fernández (i), intenta superar al alero del Laboral Kutxa Fernando San Emeterio. EFE

El Laboral Kutxa deberá contentarse el próximo mes de febrero con ver la fase final de la Copa del Rey desde la distancia y por televisión, ausente por vez primera en las últimas dieciocho ediciones como consecuencia de la inestabilidad que ha padecido desde el inicio de la competición.

Con la llegada de Ben Hansbrough han sido trece los fichajes realizados este temporada, de momento

En solo tres meses de campaña el Baskonia ha utilizado a diecinueve jugadores diferentes y con la llegada de Ben Hansbrough han sido trece los fichajes realizados. El terremoto ha llegado incluso a afectar al banquillo con la salida de Marco Crespi, el 13 de noviembre, y la llegada de Ibon Navarro como máximo responsable y su nuevo ayudante Jota Cuspinera.

Con el vitoriano en el banquillo, empezó el movimiento de entradas y salidas. Se certificó al fin la anunciada marcha de Thomas Heurtel al Anadolu Efes de Turquía y se puso el timón del equipo en manos de una pareja de bases estadounidenses como Mike James y Darius Adams. Se apuntaló el juego interior con el fichaje de Mirza Begic y la rescisión de Lamont Hamilton, mientras que en la batería exterior la apuesta por el doble Campeón de la NBA Sasha Vujacic tampoco encontró su premio y se optó por traer a Hansbrough.

El curso 2014-15 comenzó a finales de septiembre con la disputa de la Supercopa Endesa en el Buesa Arena de Vitoria. De aquella plantilla que arrancó la competición son muy pocos los jugadores que sobreviven tras el terremoto de entradas y salidas de jugadores. Esa inestabilidad ha tenido su claro reflejo en los pésimos números del Baskonia lejos del Buesa Arena que le ha llevado a perder los ocho partidos jugados y a acumular un balance de siete triunfos y nueve derrotas, después de 16 jornadas, que le apean de estar presente en la Copa de Gran Canaria.

Los vitorianos certifican el primer fracaso de la temporada 2014-15 sin poder estar presentes en una cita en la que no han faltado desde al año 1998. Hay que remontarse a la edición de León, en 1997, en la que estuvieron ausentes por última ocasión. Desde esa fecha el equipo vitoriano y su nutrida afición siempre han sido uno de los elementos característicos de cada fase final.