Nick Kyrgios
Nick Kyrgios lanza una silla durante el Masters 1000 de Roma. Captura de pantalla @TennisTV

Nick Kyrgios no volverá a jugar en la edición del Masters 1000 de Roma, pese a no haber perdido ningún partido ni haber acabado lesionado. El motivo por el que se ha quedado fuera ha sido la descalificación que le han impuesto por su completa indisciplina.

Insultos, gritos, gestos amenazantes... La actitud del australiano con el juez de silla durante su partido contra Casper Ruud le causó su expulsión inmediata del torneo. Todo ocurrió en el tercer set, cuando perdió su servicio. Venía de remontar un set y break en contra en el segundo juego, cuando se puso a pegar patadas a las botellas.

El consecuente 'warning' no hizo sino calentarle más, lo que hizo que le quitasen un juego. A gritos, Kyrgios perdió la cabeza y lanzó una silla a la pista, lo que le granjeó la descalificación y expulsión inmediata.

El comportamiento de Kyrgios en su primer partido con Medvedev ya le costó las críticas unánimes del circuito, y sus palabras hacia Verdasco, Nadal o Djokovic no hicieron sino ponerle más focos encima.