El tenista austríaco Stefan Koubek no pudo controlar sus nervios y desató su furia contra el supervisor de la ATP en el torneo de Metz (Francia). Tanto que decidieron expulsarle. En el tenis hay dureza contra los malos modos.

Y eso que Koubek, de 30 años, es todo un veterano de las pistas. Actualmente es 60º del mundo en el ránking de la ATP (ver ficha del jugador). Pero ante Grosjean explotó.

Iba ganando Koubek por 5-7, 7-6 (7-4) y 4-2 en el duelo de octavos de final, le faltaban dos juegos para ganar. Los aficionados franceses iban con el tenista local y le abucheaban.

El juez de silla decidió que un pelotazo de Grosjean salió fuera -aunque al principio no señaló nada- y luego decidió que no. El austríaco llamó al supervisor Thomas Karlberg y le mostró su enojo. Karlberb decidió descalificarle.

Koubek realizó lo que oficialmente han determinado "abuso verbal". Además de su expulsión, Koubek tendrá que pagar una multa.

En el año 2000 Koubek también fue descalificado. Fue en Roland Garros por pegar un pelotazo a un recogepelotas.