El golfista estadounidense Brooks Koepka se quedó con el último 'major' de la temporada al defender su liderato este domingo en el Campeonato de la PGA disputado en el Bellerive Country Club, Misuri (Estados Unidos), donde volvió a mostrar su renovada versión Tiger Woods y donde el español Jon Rahm finalizó cuarto.

Koepka se mantuvo firme en lo alto, tal y como comenzó el desenlace del torneo, gracias a una tarjeta de cuatro golpes bajo par, para un total de -16. Suficiente acierto para no dar pie a la gloria de un Tiger que rozó la victoria en el reciente Abierto Británico, donde entró como líder a los últimos nueve hoyos.

'El Tigre' repitió una amenaza que parece claro la sufrirá Europa en la Ryder Cup de París, en busca de retomar la carrera del 'Grand Slam' que dejó en 14 ya en 2008 y tiene a Jack Nicklaus en 18. Las múltiples operaciones de espalda y una vida de vaivenes fuera de los campos han dado paso esta temporada al gran Tiger.

Un golfista que disfruta de regularidad un lustro después, la que le devuelve a su mejor versión y que salió del domingo en el PGA igualando la mejor vuelta, un menos seis que abrochó con un último 'birdie' en el 18 que vuelve a hacer afición. Aún así, se quedó a dos golpes de un Koepka que añadió el Campeonato de la PGA a sus dos US Open, el de este año y el pasado.

El australiano Adam Scott terminó tercero, a tres del campeón, mientras que empatado en cuarta posición, a cinco golpes, quedaron el estadounidense Stewart Cink y Rahm. El español comenzó el domingo a tres impactos de Koepka y tuvo que remontar además un 'bogey' en el hoyo cuatro. Después lanzó su ataque con los 'birdies' en 7 y 8, también en el 16, pero dio un paso atrás en el 17.

No hubo tregua tampoco en cabeza, pero el vasco culminó otro pasito hacia el golpe definitivo por su primer 'major' que no parece muy lejos, igualando su mejor puesto, el cuarto que hizo también este año en el Masters. Rafa Cabrera Bello protagonizó la gran escalada con un menos seis que le permitió entrar en el 'Top 10'.