Santiago Cañizares, portero del Valencia, y David Albelda, capitán del equipo, han contestado esta mañana a la decisión que el martes anunció su entrenador, Ronald Koeman, según la cual les invitaba a buscar otro club porque no va a contar con ellos.

El capitán valencianista señaló hoy que los actuales dirigentes del club no tienen "categoría" para humillarle, a pesar de las formas que han tenido de despedirle. "Me han hecho una faena e intentaré ser fuerte por toda la gente que está conmigo. Tengo que levantarme y tirar para delante. He recibido un montón de muestras de cariño", explicó. "Me voy muy jodido porque no es lo que esperaba tras todo lo vivido. Creo en los cambios de ciclo, pero no estoy de acuerdo con las maneras. No me humillan porque siempre se me recordará en el Valencia de una manera cariñosa. He sido un tipo humilde, que ayudó y lo dio todo", agregó.

"Esta bien apostar por un técnico que crees que va a sacar esto, pero no estoy de acuerdo en las maneras ni en la falta de respeto. En dos meses, un entrenador por muy bueno que sea, no puede juzgar lo que soy", indicó. Respecto a su futuro inmediato indicó que quiere estar en la Eurocopa: "Lo voy a afrontar con la cabeza alta y con un par de lo que todos sabéis. Acabo de cumplir 30 años, he cumplido cincuenta internacionalidades y eso es lo que cuenta", dijo. "Me ha llamado gente de la Federacion dándome su apoyo y me han dicho que piense bien la decisión que voy a tomar, pero hay que ver cómo se porta el club, porque si no me echa una mano lo voy a tener difícil".

Me ha llamado gente de la Federación dándome su apoyo


 

"Me siento capacitado para dar tres años muy buenos. No sé qué haré, aunque está claro que las ligas inglesas e italiana son las más fuertes y así no me enfrentaré a mi equipo y al de mi gente, y eso será un alivio", argumentó. Cuando se le insistió por los motivos de lo ocurrido comentó: que puede ser que su sinceridad le haya pasado factura y que prefiere "morir de pie que morir arrodillado. Es cuestión de ser legal y decir la verdad".

Cañete pide una explicación

Por otro lado, Cañizares ha dicho que "asume" la decisión "impuesta por el club", al tiempo que dijo que no encuentra un por qué y pidió una explicación "pública o privada": "No le he hecho daño a nadie, sino que he manifestado mi compromiso absoluto con este club día a día y hasta este momento", señaló. "Esto me permite estar tranquilo y tener la dignidad intacta para poder mirar a la cara a quien quiera en este club", dijo.

He manifestado mi compromiso con este club día a día


 

Un Cañizares desconcertado relató que "el martes, tras el entrenamiento, el técnico me citó en su despacho. Nos sentamos a hablar en presencia de José Mari Bakero (segundo entrenador) y me dijo, en una conversación bastante escueta, que le disculpara porque era el día de mi cumpleaños, pero que me tenía que darme una noticia difícil y dura: que nunca más iba a contar conmigo para ninguna convocatoria con el Valencia. Me dijo que la decisión la había tomado él y que no tenía animo de discutir", relató el aún meta valencianista, que lleva nueve años y medio en el club y que duda vestir otra camiseta en el futuro.

Cañizares dijo que se siente "apto" para seguir jugando y explicó que seguirá entrenando en Valencia hasta que se rescinda su contrato. "Es una satisfacción irme en un buen momento de forma, pero una putada porque me ha costado mucho", indicó. Por último, afirmó que por el Valencia lo único que tiene es "cariño y agradecimiento".