Kloden decepcionado tras salir del Tour
Andreas Kloden se muestra decepcionado tras salir del Tour. (REUTERS) REUTERS

Andreas Klöden ha afirmado que no descarta abandonar el ciclismo como profesional, a consecuencia del escándalo de dopaje que está empañando el Tour de Francia 2007, del que su equipo, el Astana, ha sido retirado.

En una entrevista con el diario "Bild", Klöden aseguró estar "hundido". "Es posible que lo deje todo. Temo que se criminalice el deporte, que todos terminaremos en la cárcel. ¿Qué pasará si alguien me pone algo en la ensalada? Daré positivo y me llevarán a chirona. No quiero que eso suceda, tengo familia. Esto es una locura", sostuvo.

Klöden negó que cuando formaba parte del equipo Telekom estuviera al corriente, como ahora se le acusa, de que se practicaba dopaje. "Yo tenía entonces 21 años, era el corredor más joven del equipo y faltaba el factor confianza. Nunca me enteré de nada", señaló.

Relató que nunca fue suspendido por dopaje, prueba a la que sólo este año se le practicó en catorce ocasiones, seis por sorpresa. "Mi entrenador nunca estuvo mezclado en un asunto de dopaje", añadió Klöden, y afirmó que ante las circunstancias actuales ha contratado a un abogado para su defensa.

Además, cuestionó el procedimiento de los controles de dopaje y la veracidad de los resultados positivos, pues "hay cosas que no entiendo, que simplemente no encajan".

Citó como ejemplo el caso del kazajo Alexander Vinokurov, quien al parecer se dopó con sangre ajena a sabiendas de que sería controlado, y el de Matthias Kessler, a quien se le detectó un nivel inusual de testosterona. "En ambos casos se trató de dos ciclistas que competían por la victoria, de dos corredores que sabían que precisamente por estar en el punto de mira de todos, serían controlados. Ninguno es tan idiota como para arriesgarse. Nadie lo haría", declaró Klöden.

A la pregunta de "Bild" de qué explicación tiene para ello, Klöden recordó que en el deporte del ciclismo hay dos organizaciones rivales pujando por el Tour, la UCI y la ASI. "Hay intrigas, cada organización desea lo peor a la otra. Hay mucho dinero de por medio. De lo que aquí se trata es de dinero. Si las cosas se manipulan y se crea destrucción, hay alguien que puede recoger los restos", concluyó.