Klinsmann no cree en la remontada y aspira a despedirse de la Champions "con honor"

Juergen Klinsmann, durante una rueda de prensa.
Juergen Klinsmann, durante una rueda de prensa.
Andreas Gebert / EFE

El pesimismo se ha apoderado del Bayern de Munich, de cara al partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el FC Barcelona. Nadie apuesta por la remontada, ni siquiera su entrenador Juergen Klinsmann, que tras la abultada derrota por 4-0 del pasado miércoles en el Camp Nou y el magnífico estado de forma del equipo culé, sólo aspira a conseguir un resultado "digno" para poder caer "con honor".

"Sabemos que es imposible ganarles por cuatro goles de diferencia, porque es un equipo excepcional, el mejor de Europa en este momento, así que queremos ganar para despedirnos con honor de la competición. Sería exagerado decir que podemos remontar. Hay que ser realistas, es prácticamente imposible", señaló el alemán.

Sobre el partido de ida de la eliminatoria, el entrenador del Bayern señala que fue la falta de agresividad la causa de la derrota ante el Barça. "Tuvimos demasiado respeto por el rival, no estuvimos agresivos, dejamos espacios y hubo algunos jugadores que perdieron un poco los estribos"- y prometió un Bayern "diferente, con más estabilidad y confianza", reforzado con el regreso de Lahm y Lucio tras sendas lesiones.

"Las críticas forman parte de este trabajo. Sobre todo, en un club tan grande como el Bayern. Pero me preocupa mi trabajo, no lo que digan de mí. Vivo con ello y sigo orgulloso de entrenar a un equipo como éste", señaló Klinsmann  después de que equipo se impusiera este fin de semana al Eintracht de Frankfurt (4-0).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento