Kike Boned
Fotografía facilitada por la Federación de Fútbol Sala del jugador de la selección española de fútbol sala, Enrique Boned (d), luchando el balón con el jugador de la selección italiana durante la semifinal de la Eurocopa 2012. EFE

El capitán de ElPozo Murcia Fútbol Sala, Kike Boned, se ha mostrado crítico y reflexivo al referirse a los incidentes que marcaron la final de la Copa de España en Logroño y ha comentado al respecto: "El fútbol sala no se puede permitir, ni siquiera de forma excepcional, dar una imagen como la que se dio".

Aunque (los árbitros) nos perjudicaron, no fue lo único que nos hizo perder la final, pues también fallamos nosotros

Kike ha hablado este martes en rueda de prensa para dar la cara tras la derrota por 4-3 ante el Inter Movistar en la final de la Copa, un encuentro que estuvo marcado por la polémica que protagonizaron varios de los participantes en el choque, como los árbitros y el entrenador grana, Eduardo Sao Thiago Lentz Duda.

Este estalló de rabia por las decisiones de los colegiados Juan José Cordero Gallardo y Manuel Linares López, a los que insultó, así como por las provocaciones del jugador rival Rafael França.

El jugador valenciano ha hecho balance de esta Copa para ElPozo y ha indicado que en lo estrictamente deportivo no se consiguió el objetivo, que era el título, aunque se estuvo cerca de lograrlo. Al hablar de la actuación arbitral, Kike ha manifestado: "Todos vimos lo que pasó y se equivocaron en decisiones que condicionaron el partido, pero, aunque nos perjudicaron, no fue lo único que nos hizo perder la final, pues también fallamos nosotros".

Kike se ha mostrado crítico al hablar del comportamiento de su entrenador al decir que no está "en absoluto de acuerdo con lo que pasó y cada uno deberá asumir sus responsabilidades".

"Toda esta polémica me aburre y que se hable del fútbol sala por cuestiones extradeportivas me da pereza. Yo me quedo con que jugamos la séptima final de Copa en ocho años y que la gente vio un buen espectáculo, con dos equipos ofensivos y que apuestan por un juego que da gusto ver. Allí había jugadores de un gran nivel, como Adri, Miguelín, Álex o Ricardinho, y nosotros jugamos con cuatro chicos salidos de la cantera. Será que me he hecho mayor, pero de lo que me apetece hablar es de esto", señaló.