Keylor Navas no pudo impedir la derrota del Real Madrid en el último partido de la Liga en el Santiago Bernabéu, pero volvió a tener una actuación notable. El meta costarricense pudo sentir el cariño del público madridista, así como el respeto de compañeros y rivales durante diversos lances del juego. El tico tuvo algunas intervenciones de mérito, especialmente a sendos disparos de Lo Celso, uno en cada parte. El cariño del feudo blanco hacia este guardameta es evidente, considerándole uno de los grandes pilares de las tres Champions consecutivas conseguidas por el equipo blanco.

El portero ya sabe por boca de Zinedine Zidane que la próxima temporada la apuesta del club va a ser Thibaut Courtois como titular. Eso le lleva a tener que buscarse un nuevo club, pero, a sus 32 años, hay que unirle una cifra de 5 millones de euros de salario, que resulta muy elevada y que no es asequible para cualquier entidad. Son varios los equipos que han mostrado ya interés e incluso se maneja la opción de que sea el sustituto de Iker Casillas en el Oporto, aunque el club luso es de los que no afrontan ese tipo de salarios. El meta estaría interesado en que el Madrid facilitase su salida y no pidiese precio de traspaso.

En las antípodas se encuentra Gareth Bale. Zidane, que no lo había convocado los dos últimos partidos, le sentó en el banquillo, pero no le dio ni un minuto. El Madrid necesita desprenderse del galés para intentar hacer caja, pero su epílogo en el equipo blanco, si es que llega, no ha podido ser más triste. En alguna imagen televisiva se le vio bromeando con Toni Kroos, ya con el Madrid perdiendo 0-2 y sabiendo que no iba jugar ni un solo minuto. La decimoctava derrota del Real Madrid en la temporada y la octava en el Bernabéu supondrá la despedida de algunos de los jugadores que más gloria le han dado al club en los últimos años, pero el cierre de temporada no ha podido ser más triste y doloroso para la afición blanca. El público del Bernabéu quiso discernir: pitó mucho a su equipo en el adiós y ovacionó merecidamente a Keylor Navas.