Kevin Love ante Mason Plumlee
Kevin Love lanza un triple ante Mason Plumlee en el Cavaliers - Blazers. GTRES ONLINE

Kevin Love, alero de los Cavaliers, contó en una colaboración para The Players del Tribune que sufrió un ataque de pánico durante un partido, por lo que tuvo que recurrir a tratarse médicamente.

El alero se refiere al partido del 5 de noviembre ante los Hawks, cuando tuvo que ser trasladado al hospital debido a lo que él calificaba como dolor de estómago y dificultad para respirar.

De acuerdo al texto, el malestar era en realidad causado por un ataque de pánico.

En ese mismo texto, Love indica que nunca había tenido ese padecimiento y que incluso pensaba que ese tipo de malestar no era real.

"Salió de la nada. Nunca había tenido uno antes. Ni siquiera sabía si eran reales. Pero era tan real como una mano fracturada o un esguince en el tobillo", dijo.

Agrega que "desde ese día, casi todo sobre mi forma de pensar sobre mi salud mental ha cambiado".

De acuerdo a Love, durante ese periodo había tenido problemas familiares y no había dormido bien.

"Todo daba vueltas, como si mi cerebro quisiera salir de mi cabeza. El aire se sentía espeso y pesado. Mi boca era como tiza. Recuerdo que el asistente del entrenador gritó algo sobre una jugada. Dije que sí con la cabeza, pero en realidad no escuché mucho de lo que dijo. En ese momento me estaba volviendo loco", refiere.

El alero se reincorporó a los Cavaliers un día después de ser hospitalizado y jugó contra los Bucks de Milwaukee dos días más tarde.

Love también abandonó un partido que perdieron contra los Thunder, en enero.

Esa salida motivó una reunión del equipo, durante la cual varios jugadores pusieron en duda si Love realmente estaba enfermo.

Según fuentes cercanas al equipo, Love les dijo a sus compañeros que había sufrido otro ataque de pánico.