Kepa Arriizagalaba.
Kepa Arriizagalaba. CAPTURA PANTALLA

El Manchester City se impuso al Chelsea en la final de la Copa de la Liga de Inglaterra. Un nuevo título para Pep Guardiola, que se impuso en la tanda de penaltis después de que se produjera una insólita situación.

Y es que justo antes de que se decidiera el choque desde los once metros, Kepa Arrizagalaba protagonizó un momento increíble. El ex del Athletic Club se quejó de unas molestias en el gemelo que llevaron a Maurizio Sarri a preparar el cambio.

Willy Caballero esperaba en la línea de banda a saltar al terreno de juego, pero Kepa se negó a ser sustituido, lo que provocó un tremendo enfado por parte del entrenador italiano, que por si fuera poco tuvo que ver cómo su equipo perdía en la tanda de penaltis.