Garry Kasparov y Anatoly Karpov,
El jugador de ajedrez Gary Kasparov y Anatoly Karpov, posan antes de su enfrentamiento en Valencia, 25 años después de su primer duelo por el título mundial. REUTERS

Veinticinco años después de enfrentarse por última vez, la pareja que popularizó el ajedrez a nivel mundial (con permiso de Bobby Fisher), Anatoli Karpov y Gary Kasparov, volverán a enfrentarse hoy en un duelo de exhibición encuadrado dentro de los actos del simposio Valencia, cuna del ajedrez moderno.

Los dos ex monarcas del ajedrez se enfrentarán hasta el viernes durante 12 partidas: cuatro semi rápidas (de 25 minutos más cinco segundos adicionales por jugada) y ocho rápidas (cinco minutos más dos segundos por noviembre).

El enfrentamiento rendirá homenaje al protagonizado por Karpov y Kasparov en 1984 cuando Karpov, entonces de 33 años, puso en juego su título universal contra Kasparov, de 21, a seis partidas ganadas. Karpov tomó rápida ventaja de 5-0 y todo parecía decicido, cuando Kasparov ganó tres cotejos para poner el match 5-3.

Después ocurriría una serie casi interminable de tablas (un total de 40), que llevó al presidente de la Federación Internacional de Ajedrez, el filipino Florencio Campomanes, a suspender el duelo por cansancio físico y psíquico de los ajedrecistas.

En septiembre de 1985 recomenzó el enfrentamiento, limitado ahora a 24 partidas. En caso de empate a 12, el campeón retenía la corona. El cetro se decidió en el último encuentro con el triunfo por 13 puntos a 11 de Kasparov que se convirtió así en el mas joven campeón del mundo en la historia del ajedrez.

Kasparov defendió el título en cuatro ocasiones más contra Karpov: en 1985 en Londres y en Leningrado por 12,5-11,5 unidades, en 1987 en Sevilla (12-12) y en 1990 en Nueva York y Lyon, la mitad en cada ciudad, por 12,5-11,5.

El ajedrez es ahora menos glamouroso

Antes del partido, ambos maestros hablaron sobre la situación actual del ajedrez. Para Gary Kasparov, entre las diferencias entre el ajedrez que ellos practicaban y el actual se encuentra la de que los jugadores han perdido personalidad y "glamour": "Nuestras partidas contribuyeron al desarrollo del ajedrez moderno y muchos aprendieron a jugar con ellas. Ahora se juega con más energía, con más dinamismo y la media de edad de los jugadores ha bajado, pero los ajedrecistas no juegan el mismo rol que entonces", señaló.

El análisis de Anatoly Karpov es que, "a diferencia de otros deportes, el ajedrez ha visto pasar su edad de oro y me conformaría con que llegara a la edad de plata". Karpov se mostró decepcionado con la FIDE y con la Federación Rusa de Ajedrez por su mala gestión en los últimos quince años.

Karpov reconoció que mantuvo diferencias en cuanto a los puntos de vista sobre su país con Kasparov, pero indicó que siente por él un gran respeto profesional.