Kaká y Ribery
Los futbolistas Kaká y Ribery (d). EFE

Si el culebrón de fichajes del Real Madrid, la pasada temporada, incluía sí o sí al brasileño Kaká y al francés Ribery, este verano puede repetirse la misma historia, después de que el Chelsea haya mostrado interés por hacerse con los servicios del mediapunta madridista, así como el galo se ha vuelto a mostrar contrariado sobre cuál será su futuro la próxima temporada.

El equipo inglés, campeón de Liga y Copa, estaría dispuesto a pagar 40 millones de libras (47 millones de euros o 58,1 millones de dólares) por el brasileño, tal y como ha asegurado el rotativo "News of the World", que indica que Roman Abramovich está dispuesto a hacer este esfuerzo, a petición de su entrenador, Carlo Ancelotti.

El dinero no es problema y se podría plantear la posibilidad de una cesión

Kaká y Ancelotti pasaron varios años juntos en el Milan, con el que ganaron la Liga de Campeones en 2007, y este diario considera que la oferta de Stamford Bridge puede resultar atractiva para el jugador, que ha tenido una mediocre temporada en el Real Madrid.

Dice el "News of the World" que el dinero no es problema y que incluso podría plantearse la posibilidad de una cesión para hacer realidad el objetivo del club londinense, cuyo propietario sigue obsesionado por conseguir para el Chelsea la Liga de Campeones.

Ribery, indeciso

Por su parte, el jugador del Bayern Múnich Franck Ribery ha afirmado este domingo estar indeciso sobre si seguirá en Alemania, aunque añadió que aclarará su futuro antes del Mundial de Sudáfrica, del 11 de junio al 11 de julio.

"Sabré lo que voy a hacer antes de la Copa del Mundo. Ahora no sé si voy a prolongar (el contrato con el Bayern) o irme, es un 50-50", señaló en declaraciones a la cadena de televisión 'TF1' Ribéry, que reconoció que en Múnich "a todo el mundo le gustaría" que se quede, "los dirigentes, los aficionados...", ha indicado.