Kaká
Kaká, mediapunta del Real Madrid, con el trofeo Bernabéu. EFE

La vida de Kaká en el Real Madrid puede haber dado un giro de 180 grados. Transferible y marginado por José Mourinho, sin disputar un solo minuto oficial en lo que va de curso, la temporada del brasileño prometía ser otro fiasco. Un final triste parecía esperar al paso del Balón de Oro de 2007 por el club blanco.

Tras tres meses de rumores de traspaso y ostracismo en el campo, la suerte del '8' blanco puede haber cambiado tras su magnífico partido ante el Millonarios en el Trofeo Santiago Bernabéu, en el que logró un hat-trick.

Su irregular rendimiento ha hecho que Mourinho no cuente con el brasileño

El pasado verano parecía ser el último de la trayectoria del brasileño en Chamartín. Mourinho ponía a Kaká en venta, pero no llegó ninguna oferta que convenciera al Real Madrid. El jugador no lo puso fácil y siempre manifestó su intención de quedarse y convencer al técnico portugués.

Kaká quería demostrar que no estaba acabado y que aún tenía fútbol en sus botas para por fin dar lo mejor de sí mismo a la afición madridista, que con tanta ilusión le recibió. Llegó al Madrid en el verano de 2009 con la vitola de ser uno de los mejores jugadores del mundo. 65 millones costó. Sin embargo, nunca ha brillado con continuidad ni ha encontrado un sitio fijo en el once merengue. Las lesiones y, sobre todo, su juego irregular han hecho que sea uno de los fijos, pero del banquillo.

Esta temporada, no ha disputado ningún minuto en partido oficial (ni Liga, ni Champions ni Supercopa), pero su explosión ante el Millonarios le abre de nuevo las puertas de su regreso a los campos. Está ante su última oportunidad. Ahora, la pelota está en el tejado de Mourinho.

Estas son las claves para que Kaká vuelva a contar para Mourinho esta temporada:

A FAVOR:

- Buena cifra goleadora. Su juego no convence, pero Kaká siempre ha aportado una buena cantidad de goles y asistencias al equipo. En 89 partidos, muchos de ellos saliendo desde el banquillo, ha aportado 24 tantos y 25 pases de gol. Números más que aceptables.

- Mal momento de Özil. Su máximo rival por la titularidad en estas dos últimas temporadas ha sido Mesut Özil. Sin embargo, el alemán ha empezado el curso de manera muy discreta y las críticas a su juego han llegado. Si sigue así, las opciones de Kaká suben.

- Si no juega nada, sería tirar el dinero. Es obvio que Kaká no ha respondido a las espectativas, pero tenerlo apartado no hará que no cobre su millonaria ficha. Tiene calidad para aportar en determinados momentos aún no estando en su mejor momento.

EN CONTRA:

- Una ficha altísima, podría salir en invierno. El brasileño llegó al Real Madrid como el Balón de Oro de la anterior temporada (2007) y como tal se le sigue pagando. 12 millones de euros netos cobra, algo que nunca ha logrado justificar en el terreno de juego. Si no eleva su rendimiento al nivel de su época en el Milan (o al menos cercano), el club blanco no puede permitirse seguir pagando esa cantidad y buscará traspasarle en diciembre.

- Luka Modric. Si con Özil ya lo ha tenido difícil estas dos pasadas temporadas, la llegada del croata le ha complicado aún más tener minutos. Modric es un jugador muy del gusto de Mourinho, con talento pero también con esfuerzo, y su llegada parece cerrar aún más el paso a Kaká.

- Falta de confianza de Mourinho. Kaká nunca ha sido santo de devoción de Mourinho. No es el perfil de jugador que le gusta al portugués, que nunca ha confiado de verdad en él. Si el rendimiento del mediapunta brasileño no es extraordinario, el entrenador madridista seguirá en su idea de que Kaká abandone el club.