Kaká
Kaká, en una foto de archivo. REUTERS

Tal y como informa MARCA, los dirigentes del Milan ya saben que a Kaká le gustaría jugar en el Real Madrid a partir del próximo 30 de junio. Ni el club blanco ni el propio jugador han querido precipitarse y han aguardado a la final de Champions para trasmitirles esta voluntad, que ya anunciara esta semana Robinho.

En las últimas horas, un emisario de la total confianza del Real Madrid y de Kaká ha comunicado directamente al club transalpino el deseo de que el considerado mejor jugador de esta edición de la Champions recale en la entidad presidida por Ramón Calderón.

Este reunión estaba prevista para hace un mes, pero la presencia del Milan en la final la retrasó.

Ahora, el presidente madridista, en lugar de proclamar con rotundidad su fichaje como hiciera el pasado verano, apostará por la prudencia y se recurrirá al método de actuación de Florentino Pérez, con José Ángel Sánchez de cerebro.