Jaume Roures
El presidente de Mediapro, Jaume Roures. EFE

La batalla entre la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y Mediapro se agudiza. El grupo televisivo recurrió ante los tribunales la imposibilidad de presentarse al concurso para poder emitir la final de la Copa del Rey y ha conseguido que el Juzgado Mercantil nº 12 de Madrid haya fallado a favor de las medidas cautelares solicitadas.

El auto, que podría ser recurrido por la RFEF, obliga a incluir la oferta de Mediapro entre las sujetas a ser evaluadas, así como a retrotraer las actuaciones al momento inmediatamente anterior al acuerdo que supuso la exclusión de la oferta realizada por dicha compañía. Esto podría suponer que incluso Mediaset y Atresmedia podrían volver a sumarse a la puja conociendo en qué baremo de cifras se cerró. Las cifras que han trascendido hablan de unos tres millones de euros.

Según el texto, la decisión de la RFEF de incluir una nueva cláusula que provocaba la exclusión de Mediapro incluso habla de "un abuso flagrante de la posición de dominio que ostenta la RFEF”. El auto también cuestiona abiertamente los plazos en los que se ha llevado a cabo el concurso, con una "premura inusual impropia de un evento como el que nos ocupa."

A falta de cinco días para la finalísima copera entre FC Barcelona y Valencia CF, se abre la incertidumbre sobre qué canal dispondrá finalmente -iba a ser TVE- de los derechos para su emisión televisiva. La Federación tiene abierto otro frente con Mediapro al haberle impedido presentarse al nuevo concurso para la utilización de la tecnología del VAR.