Julia Takacs
La atleta española Julia Takacs. TWITTER JULIA TAKACS

Era una de las estrellas del campeonato de España de Marcha y no defraudó. Julia Takacs, húngara de nacimiento y adoptiva de España tras nacionalizarse en 2008, se convirtió en la primera campeona de España de 50 kilómetros marcha. Un crono de 4h13:04 para batir el récord de España y que, además, supone la quinta mejor marca del mundo de todos los tiempos. La primera reina porque, hasta el pasado domingo, nunca antes esta distancia había entrado en el programa de los campeonatos nacionales. Toda una pionera que tiene su propia historia personal, cuando a los 14 sus padres la 'obligaron' a salir de su Hungría natal hacia nuestro país, del que, 14 años después, ya no se ve lejos.

Partía como una de las favoritas, y al final cumplió los pronósticos...
Sí. Estoy muy contenta. Me duele todo, pero he disfrutado mucho. Todo ha salido según lo planeado.

Es pionera en esta distancia en España. ¿Qué siente?
Orgullo. Como es algo nuevo, estoy muy contenta de poder formar parte de algo así, del comienzo de una historia.

Además, plusmarca nacional. ¿Objetivo cumplido?
En realidad el objetivo era asegurarnos la plaza para el campeonato del Mundo y para el Europeo. Así que sí, objetivo cumplido.

¿Por qué se pasó a los 50 kilómetros?
Yo ya no soy tan joven como las que están ahora, tengo 28 años, que creo que es buena edad para comenzar con esto. Lo hablé con mi entrenadora y con Chuso Bragado, que me está ayudando mucho. Además, con mi médicos y mi psicólogo... Creo que estoy muy bien arropada para lanzarme a ello. De todas formas seguiré corriendo en 20 kilómetros.

Sin embargo, se nota algo de sufrimiento en sus palabras...
Sí (risas). Es que el día de la carrera muy bien por el subidón de ganar, pero luego no pude dormir y los días siguientes me dolía todo el cuerpo.

¿Es muy distinta la carrera de esta distancia?
Sí y no. Es peor el entrenamiento que la carrera en sí. La preparación cuesta más, porque en la carrera vas tan mentalizada psicológicamente... A ver, yo solo he corrido los 50 una vez, pero no he tenido ningún contratiempo.

¿Se entrenan de la misma forma que el 50 y el 20?
No tienen nada que ver. Son entrenamientos muy largos, muy agotadores. Por eso creo que hay que estar muy bien preparada mentalmente.

¿Se queda con alguna de las dos distancias?
No. lo que yo puedo decir es que no quiero dejar de correr ninguna.

¿Por qué ha tardado tanto en llegar el 50 femenino?
Supongo que, como todo, esto ha sido un proceso. Antes tampoco había obstáculos, ni pértiga... Esto ha sido un poco a la fuerza y no de las mejores maneras, anunciado a última hora... No comenzó del todo bien, pero ahí está. Tarde o temprano lo tenían que poner. Me parece justo que las mujeres tengamos dos pruebas. Los chicos tenían el 20 y el 50, con seis plazas (para otros campeonatos o acontecimientos deportivos) en total, tres en cada distancia, mientras que nosotras solo teníamos las tres el 20. Me parece lo más justo que sea de esta forma. ¿Que tiene que ser 50? Pues genial, aunque yo me conformaba con 35 (risas).

Esto es una muestra más del protagonismo de la mujer en el deporte...
Claro. ¡Es que las mujeres lo podemos hacer igual de bien que los hombres! El atletismo es un deporte que está bastante igualado, no hay tantas diferencias como en otros, ni para una cosa ni para otra, como la sincronizada, que se considera más femenino, o el rugby, más masculino.

¿Por qué eligió el atletismo?
Los practico desde muy pequeñita. Corriendo era del montón e iba mejor en la marcha, por eso me tiré por ahí. Cuando me vine a España con 14 quería seguir con ello. Y nada, aquí sigo después de 14 años (risas).

¿Por qué dejó Hungría para venir a España?
Por mi familia. Fue una decisión familiar. Yo no quería venir, no era mi intención ni vine por gusto. ¡Pero luego genial!

Y ahora no se quiere ir...
Cierto. Yo tengo ya todo aquí.

¿Qué te cautiva de España? ¿Hay muchas diferencias entre nuestro país y Hungría?
Sí. Me gusta que la gente aquí es mucho más positiva, más alegre. La forma de vivir, el clima... Todo. No niego que sea de Hungría, pero yo me considero de aquí. He estado en muchos países, pero para vivir nada como España. P0r mucho que la gente se queje, al final todo el mundo quiere volver (risas).

¿Cómo ve el futuro?
Pues con objetivos cortos y mirando hacia el campeonato de España de 20 km marcha de marzo y, en verano, el Europeo de Berlín.