Las chicas del waterpolo hacen terapia a base de lágrimas

  • La medalla de plata ha sido celebrada con tranquilidad.
  • El equipo tiene en mente el Mundial de Barcelona 2013, próxima gran cita.
La selección femenina de waterpolo posa con la plata conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
La selección femenina de waterpolo posa con la plata conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
EFE
A Pilar Peña le han puesto roja delante de todos. “Si ganábamos medalla Pili decía que se iba a casar”, se oye en el tumulto. Las cámaras y todos los presentes en la sala de prensa miran a la jugadora de la selección española de waterpolo, que no sabe donde meterse. “Ella lo dijo, pero su novio no”, sale al quite Miki Oca, director de orquesta de las subcampeonas olímpicas.
 
Hubo fiesta de celebración y, a tenor de algunas caras, fue larga. “Sí, había que celebrarlo, pero fue todo muy tranquilo. Las caras son por el cansancio”, asegura la capitana Jennifer Pareja.

Como ya sucede con el bloque de balonmano, al de waterpolo le unen fortísimos lazos. Todas son amigas y se mueven como una sola. Si hay que celebrar, se celebra; si hay que llorar, se llora. De esto ha habido mucho últimamente: “Antes del partido nos reunimos para comentar cómo sería la final y para que cada una dijera lo que pensaba del grupo. Hubo alguna lagrimilla”. “También se nos escapa cuando pensamos en lo poco que queda para esto, en que nos separaremos”, coinciden varias.

No quieren despertar del cuento porque intuyen el futuro más cercano: las piscinas volverán a estar vacías. “Sí, supongo que será así pero espero que este éxito ayude a que eso cambie un poco y se vea más waterpolo”, dice Marica García.
Ahora , Miki Oca ya está pensando en los próximos Mundiales de Barcelona, en un año. Juegan en casa. “Ya lo tengo en la cabeza. Este es solo el primer paso de un gran equipo que puede tener muchísimo futuro. Ojalá sigamos teniendo los medios necesarios para avanzar”.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento