Nicholas Delpopolo
El judoca Nicholas Delpopolo. GTRES

Las medidas antidopaje tomadas antes de Londres 2012 por la AMA y las organizaciones deportivas cazaron a decenas de tramposos que vieron así cerradas las puertas de los Juegos, pero a cambio solo tres atletas que ya hubieran competido han tenido que salir de la Villa por la puerta de atrás por sendos positivos.

El judoca estadounidense Nicholas Delpopolo, que fue séptimo en la categoría de -73 kilos, dio positivo por un derivado del cannabis en un control de orina, mientras que la atleta siria Ghfran Almouhamad, octava en la segunda serie de 400 metros vallas, lo hizo por consumo de 'methylhexaneamine', un descongestivo nasal y vasoconstrictor.

La remera brasileña Kyssia da Costa fue igualmente apartada tras empezar a competir, pero por dar positivo en un control realizado antes de los Juegos, el 12 de julio, por su federación internacional. No pudo disputar la final de skiff, para la que se había clasificado.

Pillados antes de pisar Londres

Antes de que pudieran competir o desplazarse siquiera a Londres, los comités nacionales de distintos países fueron descartando y sacando a la luz los nombres de los tramposos cazados a tiempo.

El francés Nouredine Gezzar, de 3.000 obstáculos, dio positivo por EPO en un control de la Agencia Francesa Antidopaje previo a los Juegos. Ya había sido suspendido en 2006 por nandrolona y finasterida. El corredor presentó un recurso que el TAS desestimó el 2 de agosto.

La marroquí Mariem Selsouli, líder de la temporada en el 1.500, dio positivo por el diurético furosemida en la reunión de París del 6 de julio, en otro control de la agencia gala. Es también reincidente.

La IAAF reveló por su parte que había encontrado irregularidades en el pasaporte biológico del marroquí Abderrahim Goumri, la griega Irini Kokkinariou, la turca Meryem Erdogan y las rusas Svetlana Klyuka, Nataliya Yulamanova y Yevgeniya Zinurova.

Muestras reanalizadas

Además, tras reanalizar las muestras de los Mundiales de Daegu, dieron positivo la búlgara Inna Eftimova (hormona del crecimiento) y las ucranianas Nataliya Tobas y Antonina Yefremova (testosterona). Otro atleta, el húngaro Zoltan Kovago, lanzador de disco, fue excluido por negarse a pasar un control en su país. El griego Dimitris Chondrokoukis, campeón mundial de salto de altura en pista cubierta, también fue descubierto en casa antes de competir en Londres. En su caso fueron anabolizantes.

El COI, muy activo

Ya con los Juegos en marcha, el COI expulsó el 28 de julio al levantador de pesas albanés Hysen Pulaku, por positivo de estanozolol en un control del día 23. El día 25 había hecho uno a la gimnasta uzbeka Luiza Galiulina en el que halló el diurético furosemida. La suspendió el 29 de julio. Ese mismo día la velocista Tameka Williams, de San Cristóbal y Nieves, fue excluida por su equipo y mandada de vuelta a casa tras admitir que había utilizado una sustancia prohibida.

El 4 de agosto el COI suspendió provisionalmente al atleta colombiano Diego Palomeque, que iba a competir en las series de 400, y en firme a la ciclista en pista rusa Victoria Baranova, inscrita para la prueba de velocidad, ambos por testosterona, por controles hechos en Londres y en Rusia, respectivamente.

El atleta marroquí Amine Laaloun también fue excluido por el COI por dar positivo en un control previo, por furosemida. Estaba inscrito en las series de 1.500.

El pasado día 6 el italiano Alex Schwazer, campeón olímpico en Pekín de 50 kilómetros marcha, admitió en su país que había dado positivo, que había consumido EPO y que era el fin de su carrera deportiva. El COI confirmó el día 10 su inhabilitación para Londres, donde Schwazer había renunciado a última hora a hacer los 20 kms. y pensaba participar en los 50.

Mullera, un caso especial

Otra polémica relacionada con el dopaje fue el 'caso Ángel Mullera', atleta español que había sido apartado del equipo por presunto dopaje, a tenor de lo que decía en unos correos electrónicos hechos públicos, pero que ganó una apelación ante el TAS. Pudo competir y fue eliminado a las primeras de cambio en 3.000 obstáculos.