Isabel Fernández
Isabel Fernández, durante la final del Europeo de Belgrado en la que se acabó llevando el oro (EFE). REUTERS
La judoca alicantina Isabel Fernández, que obtuvo este viernes su sexto título de Europa en la categoría de -57 kilos, declaró que su objetivo del año son los Mundiales de Río de Janeiro pero como paso hacia los Juegos Olímpicos de
Pekín 2008, en los que quiere poner fin a su asombrosa carrera deportiva.

"Es mi sexto oro europeo, pero me sabe como el primero. Estoy muy contenta porque con 35 años sigo estando entre las mejores de Europa. Hace casi diez años de mi primer título (Oviedo, 1998) y me enorgullece haber ganado el sexto derrotando a la campeona olímpica" (la alemana Yvonne Boenisch).

Isabel Fernández se sacó la espina frente a Boenisch, ante la que perdió, por un error arbitral, en las semifinales de los Mundiales de El Cairo 2005. La Federación Mundial de Arbitraje reconoció posteriormente su error pero la alicantina no pudo acceder a la final y también perdió el combate por el bronce.

Todo lo que consigo lo disfruto ahora más que cuando era jovencita

Fernández perdió frente a la alemana después de que los 'chaquetas' que controlan la labor de los árbitros revocaran una decisión de éstos cuando el combate ya estaba acabado y la alicantina celebraba su paso a la final.

"Todo eso ya pasó. Ahora sólo miro al Mundial de Río (en septiembre), donde las cinco primeras de cada peso se clasifican para los Juegos de Pekín. Esta victoria me da mucha motivación para seguir en la brecha, sacrificándome en los entrenamientos. Para tener 35 años me encuentro bastante bien. Todo lo que consigo lo disfruto ahora más que cuando era jovencita", dijo.

"Es un deporte individual", explicó, "y si no estás bien se nota mucho. No es como por equipos, que puedes esconderte un poco. Aquí, si no estás fina se ve, y desde luego a esta edad ya no se recupera como cuando tienes 24 años".

Pekín sería un buen colofón y para ello trabajo diariamente en mi club junto a mi marido y entrenador, Javier Alonso

El programa inmediato de Isabel Fernández incluye los torneos de Dinamarca y Portugal, de categoría A, puntuables para los Juegos Olímpicos, y luego el Mundial de Río de Janeiro.

La judoca alicantina consiguió su primera medalla de oro europea en 1998 (Oviedo) y después añadió a su colección cinco nuevos títulos: 1999 (Bratislava), 2001 (París), 2003 (Düsseldorf), 2004 (Bucarest) y ahora en Belgrado.

Fernández sueña con una retirada digna de su exitosa trayectoria: "los Juegos de Pekín serían un buen colofón y para ello trabajo diariamente en mi club (Judoka Alicante) junto a mi marido y entrenador, Javier Alonso, a quien le dedico, en primer lugar, esta medalla, aparte de a mi familia y a la gente del club".

Una modesta cena con su marido será el único capricho que se concedió Isabel Fernández para festejar su sexto título europeo. "Con una cena es bastante porque la competición sigue y, aunque yo ya haya terminado, hay compañeras que tienen que competir".

Además de sus seis coronas continentales, la alicantina fue campeona olímpica en Sydney 2000, bronce en Atlanta'96 y abanderada de España en los Juegos de Atenas'04, y doble campeona del mundo en 1997 y 1999. En los anteriores Europeos, en Tampere (Finlandia), había logrado la medalla de bronce.