Familia Perales
La familia Perales, con José Manuel (izquierda) y José David (centro). JOSÉ MANUEL PERALES

De tal palo, tal astilla. Una expresión muy española que tiene un claro exponente en la historia de José Manuel Perales y su hijo, José David. Padre e hijo acaban de proclamarse campeones de España en un mismo deporte, el powerlifting, el mismo día y con récords nacionales incluidos.

Ambos ganaron el título en cada una de las tres modalidades que componen el powerlifting —sentadilla, press banca y peso muerto— y también en el cómputo absoluto de su categoría. José Manuel, en la modalidad de peso corporal de 82 kilos, con un total de 755 kg levantados entre los tres ejercicios; y José David, con solo 14 años, que lo hizo en la categoría subjúnior de menos de 53 kilos, levantando una marca total de 267.5 kg, récord total.

El éxito de su hijo ha hecho mucho más especial y diferente el Campeonato de España para el progenitor, y ha sido celebrado por toda la familia de una forma muy distinta a los anteriores, en los que solo participó el cabecilla de los Perales. "Nos juntamos todos, hicimos una comida... El hecho de que un padre y un hijo ganen y batan un récord el mismo día lo hace más especial, pero más por él (José David) que por mí", comenta el orgulloso padre a 20minutos.

José David empezó a entrenar con 10 años. Lo hizo con el palo de una escoba para enseñarle los movimientos

José Manuel, ahora con 43 años y autónomo para una empresa de distribución farmacéutica, se inició en esto del powerlifting un poco de "casualidad". "Fue a los 24 años. Iba al gimnasio y ya me fijaba en que era capaz de levantar unos 100 kilos así como si nada. Leyendo una revista de musculación, vi un reportaje de unos campeonatos de powerlifting y me puse en contacto con asociaciones", cuenta. Desde entonces, tres lustros de títulos de campeón de España, récords absolutos, así como hitos nacionales, europeos y mundiales.

Pero, ¿y el chaval? ¿Vocación o iniciación paternal? "Ha sido él. Tengo una cochera, pero, en vez de tener el coche dentro, gracias a las subvenciones que me han ido dando en el Ayuntamiento de Almería, he ido comprando el equipo oficial de powerlifting: tengo barra, bancos, pesos oficiales... Así que mi hijo ha crecido viéndome, lo ha mamado desde que tenía 7 u 8 años. Siempre me decía 'papá, yo quiero'. Le estuve aguantando unos años y con 10 años empezó a entrenar. Lo hizo con el palo de una escoba, porque yo lo que quería era enseñarle los movimientos", relata José Manuel.

Los años pasaron y el pequeño José David recogió los frutos en reciente el campeonato disputado en Alhaurín. "El crío, con 14 años y dos meses, y 46 kg de peso corporal, acaba de hacer una pedazo de marca que no hay niño que lo haga con ese peso y esa edad. Además, con una facilidad en todos los movimientos y una técnica impresionante, que para eso llevo yo puliéndole desde los 10 años", cuenta un padre que desborda orgullo por los cuatro costados. "Tiene un físico ya con sus abdominales... ¡Las niñas se lo están rifando!".

Pese a la confianza en el retoño, José Manuel se sorprendió del rendimiento de José David en el campeonato. "Me sorprende, porque en los primeros años estaba atascado, se ha pasado muchos meses que no avanzaba... Pero ahora lo hace por semanas. Ha cogido una velocidad de progresión que a mí me deja alucinado. Hace seis meses, el niño hacía 50 kg., y ya 75 lo hace con facilidad. En la competición, no solo ha reaccionado bien, sino que se ha crecido".

"Es un niño muy noble"

Una de las ilusiones de este padre es que esta modalidad deportiva sea algún día disciplina olímpica en la que pueda competir su hijo. "Tarde o temprano este deporte va a ser olímpico —el powerlifting se practica en los Juegos Mundiales de cada cuatro años, que es la antesala de los JJ OO—, y a mí no me va a coger en forma, pero a él sí, y espero que pueda competir".

Tarde o temprano este deporte va a ser olímpico

Un éxito temprano puede hacer que se le suba a la cabeza, y más a un chaval de 14 años. Algo que no teme José David, que vigila de cerca. "Tiene un carácter modesto y humilde. No es vacilón ni chulo. Con todo, mi consejo es que haga deporte, sea el que sea, porque eso le va a ayudar en su vida a ser más tranquilo, menos conflictivo. Creo que el deporte es la mejor manera de centrarlo y que no vaya por otros caminos que llevan a cosas malas. Le machaco mucho con los estudios también".

Y es que José David no solo practica el powerlifting. "También hace boxeo y kickboxing". Pero hay un "problema", si es que se le puede llamar así. "Según sus profesores es muy bueno, pero me dicen que el niño tiene esa nobleza de que, cuando él está haciendo técnica y le piden que dé fuerte, él no lo hace porque cree que va a hacer daño a la otra persona". Nada importa, porque "esos deportes son un complemento perfecto al powerlifting y desde que los practica ha pegado un cambio enorme: es más tranquilo, más noble". Pero, lo que está claro, es que él prefiere el powerlifting. Al menos, "de momento".

Viviendo bajo el mismo techo, ¿dónde entrenan? "En la cochera, juntos, dos o tres veces por semana de quince o veinte minutos". Podría parecer poco, pero cuenta José Manuel que, "por experiencias que he visto por ahí en niños, prefiero no agobiarle para que no se canse y se aburra".

Yo le motivo mucho, le digo que está hecho un camión y que me va a pasar rápido

Este deporte conlleva, inevitablemente, un cambio físico evidente en el cuerpo del chaval. Algo con lo que José David está encantado. "Ahora nos reímos mucho porque ya me empieza a decir 'papá, mira la pierna que se me marca de tal manera',  'mira el pecho' o 'vaya vena me está saliendo por aquí'... Veo que el cambio físico le está agradando, que en el colegio también le han dicho que está fuerte. Yo le motivo mucho, le digo que está hecho un camión y que me va a pasar rápido".

José David no es el único de la saga familiar que sigue los pasos del padre. El segundo retoño de José Manuel, ahora con 8 años, "ha comenzado ya con la escoba", comenta entre risas el padre. "Es el mediano (tiene una tercera niña de solo dos años), y está un poco celoso de ver que paso tanto tiempo con el mayor. Así que ya le he puesto a hacer repeticiones. Le hago bromas para que se crea que va avanzando". Pero, bromas aparte, uno de los sueños de José Manuel es que, dentro de seis años, cuando tenga 14, podamos "ir los tres al Campeonato de España... y ganarlo los tres".

¿Qué es el powerlifting?

El powerlifting es una modalidad deportiva de levantamiento de peso parecida a la halterofilia que consiste en realizar 3 ejercicios de potencia, que son sentadilla, press banca y peso muerto. El ganador de la prueba es el levantador que consiga un mayor número total con la suma de los tres ejercicios.

José Manuel comenta las numerosas federaciones o asociaciones que existen acerca de la modalidad, pero, advierte, "la única seria es la International Powerlifting Federation (IPF), que es la única que puede optar a que este deporte sea olímpico. Las demás no tienen credibilidad, no compiten ni con materiales homologados ni con sus correspondientes controles antidopajes, por lo que esas competiciones pueden estar adulteradas".