Fernando Alonso.
Fernando Alonso, pendiente de la decisión de la FIA para correr en China. McLaren

"Hasta que los médicos no me den luz verde no puedo dar nada por sentando", dijo el martes Fernando Alonso, consciente de que su participación este fin de semana en el GP de China está en manos de la FIA.

El asturiano, que ya no pudo correr en Bahréin por las secuelas de su accidente en Australia, tendrá que superar este jueves una nueva revisión médica en el circuito de Shanghái para obtener la autorización que el organismo internacional le denegó hace solo dos semanas.

Una fractura costal con neumotórax requiere tiempo para sanar del todo"Ojalá veamos a Fernando en el coche, pero no lo veo claro, tengo mis dudas. Aunque ha pasado casi un mes desde su accidente, una fractura costal con neumotórax requiere tiempo para sanar del todo y cuando hay lesiones internas, la FIA es muy estricta: al menor riesgo que detecte, le va a denegar el permiso", avisa el doctor José Cuartero, delegado médico de la Federación Española de Automovilismo y miembro de la Comisión Médica de la FIA.

Aunque en Bahréin la escudería McLaren presionó hasta el último momento para que Alonso pudiera subirse al monoplaza, el organismo internacional no se dejó influenciar. "Personalmente me parecía una locura intentar correr en Bahréin porque había pasado muy poco tiempo y es lógico que se lo prohibieran. La FIA no se casa con nadie y ahora se va a mantener al margen de la presión que puedan ejercer los medios de comunicación, el equipo o los patrocinadores. La decisión de si corre o no en China la tomará atendiendo exclusivamente a cuestiones médicas", subraya Cuartero.

El francés Jean-Charles Piette es el máximo responsable médico de la FIA y el encargado de coordinar la revisión a Fernando en Shanghái. "La última palabra la tendrá él", asegura Cuartero: "No existe ningún protocolo fijo para estas revisiones médicas. Las pruebas que se realizan después de un accidente dependen de las lesiones que sufra el piloto. Lo que es seguro es que la FIA no escatimará recursos: hará todas las que considere oportunas y consultará a especialistas de prestigio si lo cree necesario. En el caso de Fernando podemos hablar de radiografías, escáners, analíticas...".

El piloto reserva de McLaren, Stoffel Vandoorne, ya está en China por si tiene que volver a sustituir a Fernando este fin de semana. En McLaren no quieren que les pille el toro como ocurrió en Sakhir, donde tuvieron que llamar a Vandoorne a última hora para que cogiera un vuelo desde Japón y llegara a tiempo al Gran Premio. "Estamos preparando la carrera con normalidad, pero Vandoorne estará en standby hasta que Alonso visite a los médicos. Aceptaremos su decisión, sea la que sea, y actuaremos en consecuencia", dijo el director de la escudería, Eric Boullier.

Las pruebas que deberá superar Alonso

Radiológicas. Radiografías de la caja torácica para ver cómo ha evolucionado su fractura en la costilla.

Resonancia. La resonancia magnética completa la exploración radiológica y permitirá ver si, como parece, el neumotórax que sufría Alonso ha sido reabsorbido.

TAC. Una tomografía computarizada de tórax. Los resultados de esta prueba fueron los que motivaron que la FIA le denegara la autorización en Bahréin.

Espirometría. Pruebas respiratorias de inspiración y expiración para comprobar la capacidad pulmonar.