Jorge Mendes
El agente de futbolistas Jorge Mendes a su llegada al Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) para declarar en el marco de la investigación por el presunto fraude fiscal cometido por el futbolista Radamel Falcao. EFE

En un coche de alta gama, luciendo un elegante traje y apartándose a la maraña de periodistas que le esperaban a las puertas del Juzgado de Instrucción número 1 de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Así se ha presentado esta mañana Jorge Mendes, el agente de futbolistas más poderoso del mundo, para declarar como investigado por el presunto fraude fiscal de 5,6 millones de euros del exjugador del Atlético de Madrid Radamel Falcao, uno de los muchos nombres ilustres a los que representa.

"No voy a hablar", ha sido su única interacción con la prensa antes de entrar al juzgado acompañado de sus abogados, los mismos que defienden a Cristiano Ronaldo, el emblema de su agenda de clientes, que también está acusado por el presunto fraude fiscal de 14,7 millones.

Aunque arrastra una larga lista de jugadores investigados por Hacienda, Mendes ha negado ante la jueza Mónica Gómez Ferrer que intervenga en los asuntos fiscales y financieros de sus representados.

"Mendes ha manifestado que nunca ha asesorado en materia fiscal a los jugadores, quienes en todos los casos designan sus propios asesores sin vinculación alguna con él", ha indicado el superagente portugués, de 51 años, a través de un comunicado remitido por su empresa, Gestifute.

En su declaración, Mendes ha detallado que se dedica "exclusivamente" a "representar a futbolistas en sus negociaciones con los clubes para determinar sus condiciones salariales" y ha subrayado que "nunca" ha intervenido "en la constitución de las estructuras societarias de los jugadores".

Esas sociedades, radicadas en paraísos fiscales, son el mecanismo presuntamente utilizado para evadir impuestos por Ronaldo, Falcao, Di María y todos los acusados del ‘universo Mendes’, según las denuncias de la Fiscalía.

Mendes también ha aclarado ante la juez que es "accionista pero no administrador" de la empresa Polaris, una sociedad radicada en Irlanda que ha sido vinculada con esas sociedades opacas que los acusados utilizan para ocultar ingresos procedentes de sus derechos de imagen.

Sobre ese punto, el agente ha dicho que Polaris es una empresa "reconocida en el mundo del deporte" que se dedica "exclusivamente a buscar anunciantes para los clientes, pero no a gestionar sus derechos de imagen".

Tras pasar casi cuatro horas en el juzgado, Mendes ha abandonado el edificio por la puerta de atrás, donde le esperaba su chófer, para evitar a los periodistas.

No obstante, es probable que vuelva a ser citado por la justicia porque el caso Falcao solo es uno de los que afectan a su cartera de clientes investigados.